David F. Sandberg /Cortesía
David F. Sandberg /Cortesía

Cine y Tv, Espectáculos por Gabriela Acosta Silva, Metro Internacional,

David F. Sandberg ha realizado gran número de cortometrajes y solo ha dirigido dos películas, ambas bajo el género del terror. Las historias oscuras, misteriosas y llenas de sobresaltos son el estilo del joven director sueco como han sido Cuando las luces se apagan y Annabelle 2: La Creación. Además, entrará al Universo DC con la cinta Shazam, un reto importante para su carrera.

En una entrevista para hablar de la segunda parte de Annabelle, el cineasta confesó detalles peculiares de la cinta de miedo y adelantó algo de sus próximos proyectos.

Fue Stephanie Sigman, que interpreta a la hermana Charlotte, quien fue más perturbada por la muñeca. No quería sostenerla y evitaba a Annabelle siempre que era posible”

¿Cómo abordaste el rodaje de Annabelle?

Mi enfoque no fue tan diferente de cómo Lotta Losten (esposa) y yo hicimos nuestros cortos en Suecia. Siempre hemos dejado que el lugar inspire nuestra narración. Esta vez tuve un fantástico set diseñado por Jennifer Spence, quien fue realmente inspiradora. Es un poco cliché, pero quería que la casa de la película se sintiera como un personaje importante. Es una especie de purgatorio para los personajes, porque están atrapados allí.

¿Qué fue lo más importante en el diseño de la casa?

En las primeras escenas, queríamos que la casa se sintiera como un lugar reconfortante y feliz. Incluso añadimos hojas digitales al exterior del árbol para que pareciera más rústico y acogedor. Pero después de que una tragedia golpea al señor y la señora Mullins -los personajes interpretados por Anthony LaPaglia y Miranda Otto- quería que la casa se sintiera como si la hubieran dejado. Ahora, los árboles están desnudos y con aspecto de miedo; en su entorno desértico, la casa se siente casi infernal. Es muy caliente, polvorienta y no hay más vida… está muerta.

La casa parece desgastada y el dormitorio de los Mullins está especialmente deteriorado, que es donde Esther Mullins ha sido postrada en cama durante muchos años(es solo ella y la habitación) que se está pudriendo.

¿Es cierto que pediste bendecir la muñeca?

¿Cómo te enteraste? (Risas) Los protagonistas tenían tanto miedo, en especial Stephanie Sigman, por eso solicité la presencia de un sacerdote para bendecir el set de filmación; ella en especial me pidió que le echaran agua bendita a la muñeca. Yo no creo en lo sobrenatural y esas cosas, pero lo hice para que todos estuvieran tranquilos.

Esther Mullins es casi como el monstruo detrás de la cortina porque no la vemos completamente durante un período muy largo de la película, y no sabemos lo que vamos a encontrar cuando la vemos. ¿Fue divertido para ti crear ese suspenso y tensión?

Quiero mantener a la audiencia adivinando lo que hay detrás de su máscara durante el mayor tiempo posible. Pasamos mucho tiempo en el diseño de la máscara. Los primeros diseños que miramos tenían muchas cicatrices, pero eso era algo que el público esperaría ver. Quería esconder heridas que nunca habían sanado porque eran de naturaleza demoníaca.

El diseño de la muñeca Annabelle se estableció en la primera película. Pero ahora, se llega a explorar su viaje a través de diferentes etapas. ¿Cómo trabajaste esa parte?

La versión “no poseída” de Annabelle parece un objeto inanimado. Cuando está poseída, sus ojos se vuelven muy reales. Nuestra casa de efectos de maquillaje ADI es muy buena en eso. Cuando esta muñeca te mira, se siente como si hubiera algo detrás de esos ojos; es más que un objeto inanimado.

¿Cómo te comunicaste con las jóvenes actores que retratan a los huérfanos que viven en la casa de los Mullins?

Hay algunas cosas atemorizantes y a veces perturbadoras sucediendo a su alrededor en la historia. Fueron todos tan profesionales que nunca fue un problema para ellos actuar en las escenas pesadas o de miedo. La más joven del equipo, Samara Lee, que tiene 8 años de edad es una gran fan del cine de terror. Cuando le dije a Samara que compartía su nombre con un personaje famoso en otra película de terror, ella supo inmediatamente cuál era (El Aro).

La partitura agrega mucho a la película. ¿Esta es tu primera vez trabajando con una orquesta completa?

Sí, y fue una gran experiencia. La orquesta añade mucho a los momentos de miedo, y tuvimos una sesión separada con la orquesta de cuerdas, donde les hicimos explorar sonidos extraños con violines y violonchelos. Usamos mucho de eso en la película. Algunas cosas fueron quitadas, porque los músicos no lo harían, por miedo a arruinar sus costosos instrumentos.

¿Qué esperas que experimente la audiencia al ver Annabelle?

La mejor parte de estar en un teatro con una audiencia que mira la película es la serie de tres emociones que expresan: anticipación, cuando están susurrando, “¿Esta cosa viene?” o “¡No, no vayas a esa habitación!”; además de saltar y gritar. Finalmente, cuando se ríen de alivio el uno con el otro por saltar y gritar. Eso es lo que estoy esperando.

Ya entraste al Universo DC, ¿te provocó miedo?

(Risas) No puedo decir mucho de Shazam, cuyo estreno está previsto para 2019. Para ser honesto, no era un superhéroe con el que he crecido, o cuando crecí en Suecia, no había mucho Shazam por ahí, así que es alguien a quien he aprendido a amar más tarde en la vida, así que puedo relacionarme con las personas que son nuevas para Shazam. Creo que lo que estoy haciendo es algo bueno, ya veremos el resultado en pantalla.


Noticias Relacionadas