/Instagram
/Instagram

Espectáculos, Farándula por Agencias,

Después de sus fracasos amorosos, Britney Spears tiene dos compañeros de vida que la acompañan sin importar nada.

Pensando en sus hijos, la cantante se tomó un tiempo y se alejó de los ensayos y conciertos para poder escribir su testamento.

Spears quiere que sus hijos sean los herederos en forma de fideicomiso a los 18 años, que puedan acceder al dinero a los 25 y al resto a los 35 años

Preocupada por el futuro

La estrella modificó el primer escrito que guardó junto a sus abogados, ya que algunos detalles no estaban claros y peligraba el futuro de sus pequeños.

Según medios estadounidenses, Spears detalló que todos sus bienes y dinero que haya ganado estando en vida, y después de ella, tendrán como únicos dueños a Sean y Jayden. Sin embargo, la cantante dejó algunos requisitos que tendrán que cumplir: ellos tendrán acceso al dinero cuando cumplan 18 años, pero eso no implica que puedan usarlo. Podrán usar el dinero a partir de los 25 años, pero no sacar todo el dinero de las cuentas en un solo golpe hasta los 35.

Si algo le ocurre a la cantante, un tutor o familiar responsable tendrá que velar por ese dinero y destinarlo para cubrir sus necesidades. Este cambio le permite a Britney también bajar los impuestos de su herencia, aunque para que se cumpla su deseo necesita esperar la decisión de un juez, que autorice estas modificaciones.

Los abogados de la mujer creen que no habrá ningún obstáculo para que esto ocurra. Britney Spears, de 36 años, ganó 34 millones de dólares en los últimos 12 meses, según la revista Forbes y su fortuna se estima entorno a US$200 millones.


Noticias Relacionadas