/Agencia
/Agencia

Espectáculos, Música por Metro Internacional,

Imagine Dragons se encuentra en Alemania, en el marco de la gira europea para promocionar su disco Evolve. Dan Reynolds, vocalista de la agrupación estadounidense habla sobre este material y sobre las etiquetas que los colocan entre las bandas que suplirán a los headliners legendarios de la música.

Los creadores de éxitos como Radioactive, On top of the world y Demons, entre otros, esperan los comentarios de sus seguidores sobre su tercer trabajo discográfico, del que ya conocemos sencillos como Believer o Thunder.

Dan Reynolds, el guitarrista Wayne Sermon, el bajista Ben McKee y el baterista Daniel Platzman tienen una agenda bastante activa para 2017 y 2018

Fueron dos años de pausa, ¿vienen bien armados para su regreso?

— Fue un proceso muy cuidado, cada material implica mostrar la evolución de la banda. Utilizamos pocos instrumentos, es un poco más emocional y natural. Trabajamos con varios productores como Joel Little, que entendieron el sonido para este nuevo proyecto. En lo personal, soy más directo en los textos de las canciones y -quizá- más profundo.

¿Entonces será un solo sonido?

— Suena raro, ¿verdad? Pareciera que las texturas sonoras son similares, pero en realidad eso fue lo complicado. Solo utilizamos cuatro instrumentos y por eso hubo mucha presión, porque optamos por un solo sonido, pero salió bien.

¿Imagine Dragons sufrió una catarsis?

— Fue necesario ese descanso para estar con la familia. Tuvimos que pasar por algunas terapias familiares y estar en casa para tener una salud mental. Somos chicos de casa y eso nos afecta a lo triple. Ya dejamos lo oscuro y ahora este disco está lleno de color.

¿Qué tanto afecta ser un rockstar?

— Creo que es un término que afecta… si te lo crees. Hemos pasado por algunas crisis por eso de la fama. He luchado con problemas de depresión y ansiedad desde que era muy joven, tengo colitis… soy humano, pero ya aprendí mucho sobre este trabajo y estoy muy lejos de ser un rockstar. Disfruto mi trabajo pero lo tomo como tal, mi verdadero balance es la familia y más ahora que seré padre nuevamente.

¿Qué canción del disco te definiría?

— Definitivamente Believer, es esa canción que marca una transición de un lugar más oscuro a uno con mucha luz. Debo confesar que es la primera canción que he escrito en mi carrera que podría definir lo que es Imagine Dragons, hoy en día.

¿Evolve mata esos demonios que tenías en la mente?

— Con la fama es cuando llegan esos demonios, pero ya los maté con terapia (risas). Esos cambios son la base del nuevo álbum de Imagine Dragons, Evolve. La música es vibrante y motiva cosas positivas; al final, todo lo bueno que tengo se motivó por el dolor.

¿Cómo ven el futuro?

— Las grandes bandas se están retirando y eso nos deja un trabajo para las nuevas. No sé si tendremos una historia como U2 o los Rolling Stones, pero estamos creando música. Una de las razones por las que llamamos a nuestra banda Imagine Dragons es que no teníamos límites.

¿Qué le dices a tus fans?

— Yo he sido fan, Kurt Cobain era todo para mí. Lo seguía a todos lados e imagina que sentí cuando murió. Reconozco la importancia de hablar con los fans, acercarse y poner atención a lo que te escriben. Yo era muy tímido para hablar y ahora valoro el tiempo que invierten en este proyecto de Imagine Dragons.

La banda es una de las más exitosas en la actualidad. / Getty

La banda es una de las más exitosas en la actualidad. / Getty


Noticias Relacionadas