El luchador convertido en actor habla sobre “Guardians of the Galaxy Vol.2” y sobre su amor por Bruce Lee / Agencias
El luchador convertido en actor habla sobre “Guardians of the Galaxy Vol.2” y sobre su amor por Bruce Lee / Agencias

Cine y Tv, Espectáculos por Metro Internacional,

¿Recuerdan cuando Dave Bautista era luchador? Ya no lo es. Ahora es una estrella de cine, gracias a la primera “Guardians of the Galaxy”. Como el monstruo literal Drax the Destroyer, él es el pateador de traseros alienígenas más poderoso.

En la nueva secuela “Guardians of the Galaxy Vol. 2”, también se convierte en una gran fuente de humor, y también de alivio. Incluso ha tenido que interpretar un lado más emocional, al estar de luto por su colega perdido y por coquetear con una recién aparecida.

Detrás de la cara linda pintada de rojo y azu de Drax, de todas formas, está la de Dave Bautista, que al fin y al cabo es un ser humano. Hablamos con el actor, de 48 años, sobre las películas de Bruce Lee, Florida y sobre su razonable rechazo a prenderse fuego.

¿Cómo se llevan las habilidades de la lucha libre a la actuación? También hay algo de coreografía en la lucha, ¿no?

En realidad no hay similitudes entre ambas. Hay algunas cosas que he rescatado del trabajo de luchador y que he llevado a la industria cinematográfica, pero no tanto como una presentación. La lucha libre es tan grande y tan amplia, y tiene mucho de físico. Actuar es algo muy íntimo, es mucho más preciso.

Hacer acrobacias cinematográficas debe ser algo completamente diferente al entrenamiento físico. ¿Cómo se complementan uno y otro?

Me encanta hacer coreografías de luchas como se hacen en las películas. Prefiero hacerlas yo mismo. Pero tengo un especialista muy capaz, a quien llamo sin dudar cuando se trata de acrobacias mayores. Por ejemplo, hubo una parte en “Spectre” en la que tuve que prenderme fuego, y fui muy honesto desde el principio: no tenía ningún interés en hacerlo. Fue como, “realmente apreciaría mucho no tener que prenderme fuego”. No tengo ese tipo de personalidad en la que necesito probar que soy un tipo rudo prendiéndome fuego o dejando que alguien lo haga.

La primera vez que te vi en pantalla fuera de la lucha libre fue en “The Man with the Iron Fists”, la película de kung fu de la vieja escuela del RZA del Wu-Tang Clan. ¿Te gustaban las películas clásicas de artes marciales como esta?

En realidad crecí con ellas. Soy de Washington D.C., y me acuerdo haber hecho viajes cuando era adolescente con un amigo a Nueva York y podíamos comprar películas de kung fu en Betamax. No podías conseguirlas en ningún otro sitio aparte de Nueva York; las películas de Shaw Brothers y ese tipo de cosas. Pero cuando fui creciendo, no me importaba quién las hacía. No conocía a las estrellas chinas por su nombre, no entendíamos nada sobre el trabajo que había detrás de esas películas. Estábamos impresionados por las secuencias de las peleas, y nos gustaba burlarnos del doblaje. Yo quería ser Bruce Lee, así que tomé el lápiz labial de mi mamá y me hice las marcas de Enter the Dragon en el pecho.

Me parece que estás a punto de llegar a un nivel superior en el estrellato: entraste a una gran franquicia, te destacaste en el Sundance con “Bushwick”, estarás en “Blade Runner 2049” este otoño. ¿Ha habido un reajuste al pasar de la fama como luchador a la fama como estrella de cine?

Vivo en Tampa, y vivo una vida muy simple. No soy muy reconocido, y cuando me pasa, creo que el 95 por ciento de las veces es por la lucha. La gente aún no hace la conexión con “Guardians of the Galaxy”, y si es que lo hacen, es porque me siguen desde la lucha libre.


Noticias Relacionadas