Espectáculos, Farándula por María Pía Arriola,

Rodeado de repuestos, gatas, llaves y aceites de motor se encontraba trabajando Mario Tijerino, en el taller de mecánica de su familia, cuando entró un cliente que cambiaría el curso de su vida.

“El director de la agencia Haut Models llegó al taller y me preguntó si me interesaba incursionar en la carrera de modelaje. Yo no lo creía, estaba con mi ropa de mecánico, pero acepté ir a la entrevista y aquí estoy”, comenta.

La frase

“Yo nunca había hecho fotos antes, ni siquiera soy de tomarme selfies”

Tijerino se inició en la mecánica automotriz a los 13 años porque le gustaba estar trabajando con los autos. De hecho, esta experiencia le sirvió de influencia para escoger su carrera universitaria. Actualmente, en paralelo a su desarrollo en el mundo del modelaje, estudia ingeniería mecánica en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

“Voy en tercer año de mi carrera. Lo que me gusta en realidad es la mecánica, que no solo está en los vehículos, sino en las industrias en general. En los barcos, ferrocarriles, etc. Es algo muy amplio”, refiere este joven de 20 años.

Es una filosofía de vida

Tijerino explica que la mecánica no solo significa una carrera que está estudiando, y a la que quiere dedicarse a tiempo completo cuando termine su faceta de modelo, sino que también representa para él una filosofía de vida.

Un joven modelo. Ha decidido estudiar una carrera relacionada a su gran pasión

“Lo que me gusta de esta rama es que cuando detectás un problema, tenés que revisar todo el mecanismo. Cuando algo falla, es porque una pieza está fallando y lo único que debés hacer es encontrar esa falla y reemplazarla. Lo mismo pasa con la vida, a veces tienes un problema grande y no es que todo esté mal, sino que tenés que encontrar la parte defectuosa”, explica.

Una gran experiencia profesional

Con respecto a su faceta de modelo, confiesa que al principio desconfiaba de su capacidad. “Tenía muchas dudas, pero una vez que llegó mi primer trabajo decidí que sí tenía material para esto. Lo primero que hice fue una sesión de fotos y me sentí muy cómodo. Yo nunca había hecho fotos antes, ni siquiera soy de tomarme selfies”, apunta.

Aunque ha visto su rutina cambiada drásticamente desde que inició en esta nueva etapa, Tijerino piensa seguir ejerciendo por varios años más como modelo de alta costura, enfocado en las fotos editoriales y las pasarelas. De hecho, ahora es la imagen oficial masculina de la agencia Haut Models.

“Aunque no parezca, he aprendido que el modelaje es una carrera muy exigente, de dedicación y disciplina. Me gusta mucho porque cada cosa que viene en el modelaje es un reto”, sostiene.

Créditos
Maquillaje y vestuario: NAVA Salon & Spa Nestor Vanegas
Modelo: Mario Tijerino
Producción: Haut Models
Fotografía: Manuel Matus
Vestuario: Benetton


Noticias Relacionadas

El fin de semana fue electo como Míster Teen, el capitalino David Guzmán. Durante la velada los adolescentes de distintos departamentos del país...

por Metro