/Agencias
/Agencias

Cine y Tv, Espectáculos por Metro Internacional,

La actriz debuta como villana en el nuevo thriller “Mío o de nadie” donde da vida a Tessa Connovan, una mujer que está dispuesta a todo por mantener su vida perfecta.

¿Cómo fue hacer a esta… no quiero decirlo, pero a esta mala mujer?
Exacto, fue maravilloso. Creo que la amo de alguna forma. No amo lo que hace, eso no lo defiendo pero hay algo de ella que realmente respeto, amo su ambición su inteligencia y su habilidad de controlar sus emociones

¿Cuál es la parte que más da miedo de Tessa?
Creo que hay muchas cosas. Para mí es una mujer que en la mayor parte de la película está al filo de la locura. Trata de contener mucha rabia, inseguridad y celos que son como una olla express a punto de explotar.

Siento que Hollywood, la industria y algunos fans son como la mamá de Tessa, ponen mucha presión sobre los actores para que sean perfectos todo el tiempo, ¿es así?
Depende. Siento que yo he recibido mucho apoyo de mis fans, pero del otro lado está la prensa que puede ser muy negativa. A medida que vas creciendo, te das cuenta de que la mayoría de lo que se escribe no es personal, pero es difícil de entender cuando eres joven, y tomas todo personal, porque quieres gustarle a todos, quieres agradarle a personas horribles, pero ahora que envejezco he dejado de intentarlo.

¿Cómo hiciste para entrar en la piel de Tessa?

Con el vestuario. ¿Qué tan superfluo suena eso, eh? (risas). La ropa me dio el tono del nivel de perfeccionismo bajo el que vive Tessa, y como se contiene y el pelo que evidentemente no es mi estilo, pero ella lo mantiene perfecto. Fue una forma de acercarme a cómo ella ve las cosas y cambia incluso tu postura, ella se mantiene mucho más erguida sin perder la compostura. Además de que quería también infundir una cierta simpatía por Tessa porque no es una villana por el simple hecho de serlo, tiene una historia y unos motivos completamente justificables.

¿Y qué ropa te hace sentir como Katherine?

Realmente amo los leggins, quisiera tenerlos puestos en este momento. Este vestido que traigo es cómodo porque se estiran y no tienen botones o cierres y después de tener un hijo agradeces que la ropa no tenga botones o cierres.

¿Cómo fue trabajar con Rosario Dawson?

Es maravillosa y encantadora, con una personalidad efervescente, me sentí muy cómoda con ella y podía cuidarme la espalda con ella.

¿Crees que los papeles para mujeres han cambiado en estos años en las películas?

Creo que están evolucionando todo el tiempo y me da gusto. Últimamente he estado viendo “Feud” y es una historia tan emocionantemente interpretada por dos de las mujeres más talentosas de todos los tiempos y verlas juntas es un alivio para mí porque veo que están escribiendo papeles poderosos para mujeres que pasan cierta edad. Porque ya no tengo veinte años y no los volveré a tener, pero eso no significa que ya no tenga la oportunidad de interpretar papeles interesantes. Había un tiempo en que, incluso lo platiqué con Rosario, en los tiempos de Bette Davis había papeles jugosos para mujeres –no es que ya no haya– pero es más difícil encontrar papeles después de cierta edad.

En la película hay una escena épica entre Rosario y tú, ¿cómo fue la preparación para esa escena?

Fue muy intenso y divertido. Estábamos listas para la acción, estábamos nerviosas porque no quería lastimarla ni quería que me lastimara, pero estuvo tan bien planeada y coreografiada que nos tomó meses preparar este “baile” y también tuvimos maravillosos dobles de acción. Mi doble es mi mejor amiga, hija de mi madrina y le decía “yo no quiero lanzar mi mano en el vidrio, hazlo tu (ríe), tú eres la profesional”, al final no hice nada que fuera demasiado atemorizante.


Noticias Relacionadas