/ Archivo
/ Archivo

Cine y Tv, Espectáculos por Metro Internacional,

El más reciente éxito de Netflix es la serie producida por Selena Gómez “13 Reasons Why”. En la historia se reflejan problemas escolares como el bullying, el acoso y la violación sexual.

Sin embargo, la trama principal se basa en el suicidio de la protagonista llamada Hannah Baker, interpretada por Katherine Langford, la cual es contada en 13 capítulos.

“13 Reasons Why” está basada en la novela del mismo nombre de Jay Asher, y según sus creadores, la serie de Netflix busca servir como voz de alerta de un tema que parece poco hablado, pero los especialistas en salud mental no lo ven así.

De hecho, Jaelea Skehan, del Hunter Institute of Mental Health, elaboró una lista titulada “Seis razones por las que me preocupa una serie de televisión”.

En el artículo resalta uno de los grandes errores del éxito televisivo (la dureza de las imágenes).

“La escena del suicidio en el último episodio del programa es muy gráfica. El detalle proporcionado y la longitud de la escena no cumple con ninguna de las recomendaciones internacionales sobre el retrato ficticio de métodos de suicidio”.

Además, Skehan resaltó que la exposición a un suicidio aumenta los riesgos de cometerlo en personas vulnerables. También hizo énfasis en la participación de los adultos en la serie, debido a que dijo “no anima a los jóvenes a involucrarse y hablar con ellos”, mostrándolos ocupados, desinteresados e incapaces de ayudar.

“La única vez que Hannah buscó ayuda, el consejero no manejó bien la situación. Esto proporciona una pobre modelación de cómo funcionan los servicios de apoyo a los jóvenes que están en dificultades o necesitan apoyo”. Skehan no ha sido la única especialista en cuestionar la serie de Netflix.

Kristen Douglas, directora de la asociación australiana Headspace, comentó que la ficción “expone a los espectadores al riesgo de suicidio”, reafirmando que enfrentar una imagen así “conduce al contagio”.

Por su parte, Crisis Text Line (la línea telefónica de asistencia a personas con pensamientos suicidas) publicó en su Twitter un manifiesto en el que criticaba varios aspectos de la serie que, para ellos, se interpreta como una apología del suicidio; como el recordar que es ficción, que el bullying no termina en suicidio y replicar lo que pasó en la serie.  Grabar audios, por ejemplo, es solo parte de la dramatización, en ningún caso es necesariamente posible en la vida real.


Noticias Relacionadas