/Getty Images
/Getty Images

Espectáculos, Farándula por Metro Internacional,

La privacidad es un verdadero privilegio para pocas celebridades. El alcance que tienen las redes sociales es tan impresionante que en cuestión de microsegundos ya hay una foto de Shakira “embarazada” o de Emma Watson o Amanda Seyfried desnudas que con o sin su autorización, se convierte en una puerta a su vida privada.

Claro, muchos disfrutan de compartir con sus seguidores pero otros como Anne Hathaway, tratan de mantenerse lo más alejados posibles de esto.

Anne es una de las mejores actrices de la actualidad sin embargo, poco se sabe de su vida privada. Todos nos enteramos de su embarazo pero lo único que tuvimos de este fue una foto en la playa y una que otra aparición pública. La actriz tampoco comparte fotos con su familia o su marido y rara vez lo hace con alguna celebridad amiga. Pero lo que dijo que por nada en el mundo haría, sería compartir una foto de su hijo, hasta ahora.

En primera instancia no parece gran cosa, pero para esta ganadora del Oscar significa mucho pues cuando nació su primogénito Jonathan, prometió proteger su imagen a como diera lugar. SIn embargo, días antes de que este cumpliera su primer año de vida, la actriz compartió una foto del pequeño en su cuenta de Instagram.

En la imagen,  el pequeño aparece de espaldas en un sofá sale el sofá mientras se reproduce un video de Anne en una computadora portátil y aunque el rostro del retoño no se ve (ni siquiera se asoma una pestaña), la actriz se arrepintió de subirla y aunque no la bajó, expresó que: “Nunca he posteado una foto de mi hijo y decidí subir una en la que solo se veía la parte de atrás de su cabeza (…) habría deseado no haberlo hecho. Sentí que había roto un acuerdo invitando a la gente a mi vida. Creo que a veces hay que cometer errores para poder ver las cosas con claridad”, expresó.

 


Noticias Relacionadas