/Cortesía
/Cortesía

Espectáculos por Metro Internacional,

Tras 20 años de éxitos, miles de conciertos y millones de discos vendidos, la cantante española Rosana rompe el silencio con En la memoria de la piel, su nueva producción discográfica donde las emociones y sentimientos son la base de 11 canciones inéditas, las cuales pasaron por el filtro de los familiares y amigos de la artista antes de ser publicadas.

El disco, en cuya portada se le ve natural junto a su pequeña sobrina, refleja el nuevo sonido que la intérprete descubrió en el sótano de su casa: “Algo más orgánico y con mayor reverberación natural”.

¿Qué siente volver a Latinoamérica, donde la quieren tanto?
– Las cosas buenas siempre son de ida y vuelta y en esta tierra pasa eso. Yo siempre les agradezco que me quieran tanto, pero aún más que me dejen quererlos de la forma en que lo hago.

Está estrenando En la memoria de la piel, ¿tenía miedo de pasar la hoja en blanco?
– El disco anterior fue recopilatorio, y ya venía el tiempo de canciones inéditas que consiste en –musicalmente hablando– un desnudo integral. En la memoria de la piel es un deseo que estoy cumpliendo de lograr comunicarme, compartir y celebrar un montón de cosas con la gente.

¿Cuántas canciones compuso para esta producción discográfica?
– Entre julio y diciembre estuve componiendo, y hubo un momento en el que dije que ya no tenía nada más qué contar, pero me di cuenta  que habían 50 canciones, que daban como para cinco discos (risas).

¿Entonces cómo las eligió?
– El sistema de elección que se me ocurrió fue hacer reuniones con mis amigos y mis familiares –los cuales dividí en grupos– durante diferentes días. Les di una hoja con los títulos de las canciones y les iba cantando pedacitos de los temas y ellos calificaban de cero a cinco. Recuerdo que el primer día de 50 canciones quedaron 47, nadie me ayudó (risas). Sin embargo, seguí haciéndolo y más que quitar, lo que pasó fue que mis allegados calificaron algunos temas con más puntos que los otros, entonces todo se simplificó mucho gracias a eso.

Cuando escuchó el trabajo terminado, ¿pensó que le hizo falta algún tema?
– Se quedaron muchos por fuera, pero no los guardaré para el siguiente álbum, aunque si hay alguno que tenga que ver conmigo en el próximo trabajo, por supuesto que sí. Lo hago así porque me da la sensación de engañar a la gente cuando le doy algo ‘viejo’. Es como cuando uno mira una foto de hace 10 años y dice “qué bonita ropa”, pero es algo que ya no se puede poner, creo que pasa lo mismo con las canciones.

¿Cómo mantiene la energía, incluso cuando canta No olvidarme de olvidar?
– Es porque le doy el tiempo necesario a cada circunstancia. Cuando uno no termina con una canción no puede empezar otra, en otras palabras, cuando uno no almorzó no puede prepararse para la cena porque todo tiene un orden, unos pasos a seguir. Por lo menos para mí, que es una filosofía de vida, creo que hay que entender que todo pasa por algo mejor. Como dicen en mi tierra: lo que no es pa’ bueno, es pa’ mejor.

¿No le dio miedo lanzar material inédito después de casi seis años?
– No. 8 lunas, con el que hicimos algunos duetos con grandes artistas, aunque era un disco recopilatorio y pareció que no se hizo nada, sí nos mantuvo de gira tres años por el mundo. Creo que cuando uno hace las cosas de corazón y con toda la honestidad, el miedo sobra.

¿Espera que este disco le dé su primer Grammy tras tres intentos fallidos?
– No sé (risas). La verdad es que cuando hice el disco tenía por finalidad compartir un montón de emociones en forma de canciones más allá de los premios. Indiscutiblemente, si tu música y tus canciones son premiadas y obtienen el reconocimiento de tus colegas, es un regalo al que no creo que nadie se rehuse.

¿Qué mantiene en su piel?
– Lo que tiene todo el mundo: la decisión de la propia piel de cuándo erizarse y cuándo no, que es algo que no lo decide uno mismo ni lo procesa con la cabeza. Probablemente, de todas las memorias que tenemos los seres humanos, esa es la más libre.

¿Qué sigue conservando de esa niña que a los cinco años le regalaron una guitarra?
– Todo. Va cambiando el envase, evidentemente, pero esencialmente sigo conservando absolutamente todo.


Noticias Relacionadas