/AFP
/AFP

Espectáculos, Farándula por Metro Internacional,

Emma Watson tenía nueve años cuando grabó la primera película de la saga “Harry Potter” y tenía tantas ganas de hacer un buen trabajo en su debut cinematográfico que adoptó una manía que terminó por arruinar varias tomas de la cinta. Esto según reveló la propia actriz a su paso por el programa de Jimmy Kimmel.

La actriz admitió, en el programa de Jimmy Kimmel, que arruinaba las tomas

La escena muestra a una niña Emma Watson junto a sus igualmente jóvenes compañeros Daniel Radcliffe y Rupert Grint. Lo curioso es que cuando Emma termina de decir las líneas de Hermione, empieza a murmurar las líneas de Ron (Rubert Grint).

“Estabas tratando de ayudarle a recordar sus líneas”, le dice Kimmel a la actriz, quien se muestra avergonzada y explica. “Ustedes se ríen, pero esto es algo que me ha tenido secuelas en mi vida, era traumático. Yo arruinaba las tomas. Paraban y me decían: ‘Emma, lo estás haciendo otra vez, estás murmurando las líneas de Dan’. Yo me disculpaba, pero no podía evitarlo. Yo era tan perdedora, amaba tanto estos libros y quería tanto hacer un buen trabajo que me esforcé de más”, explicó Watson.


Noticias Relacionadas