/Agencias
/Agencias

Cine y Tv, Espectáculos por Metro Internacional,

Boyd Holbrook no suele hacer películas basadas en cómics. Le gustan los dramas oscuros como “The Free World”, thrillers como “A Walk Among the Tombstones”, o series oscuras como “Narcos”. (De todas formas, lamentablemente, no estará en la tercera temporada).

El actor ni siquiera estaba seguro de querer estar en “Logan”, la tercera película de Wolverine. Hasta que esta se volvió oscura. Sucia y arenosa, muestra al viejo mutante Hugh Jackman incluso más amargado e irritable.

Holbrook interpreta al villano, Donald Pierce, un matón contratado por una empresa tecnológica que intenta desarrollar con ingeniería genética sus propios mutantes armados. Cuando uno de ellos, una niña interpretada por Dafne Keen, escapa para buscar la ayuda de nuestro héroe, Pierce y los suyos los persiguen por todo el Oeste de Estados Unidos.

Holbrook, de 35 años, habla con Metro sobre cómo fue hacer su primera película de superhéroes.

No soy mucho de cómics, por lo que no puedo hacerte preguntas de nerd.
– Está bien, yo nunca he leído ninguno.

¿Nunca?
– No. Creo que una vez compré uno, pero nunca lo leí.

¿Los realizadores no te forzaron a que te sumergieras en el mundo de los cómics de Wolverine?
– No, no. Lo que me pidieron fue que me sumergiera en el personaje, que tiene varias motivaciones detrás.

¿Y tuviste que hacerte un tatuaje en el cuello con pistolas y calaveras?
– Sí, ¿te gustó? Un poco vistoso. Para mí eso encierra una historia detrás que realmente no tienes que contar explícitamente en la película.

Esta ni siquiera es una película clasificada en R, como “Deadpool”. Tampoco es una comedia. Es un poco rara…
– Eso es por Hugh. No es muy comercial. Pero las personas que empezaron a seguir al personaje hace 17 años son más viejos ahora. Siempre van a querer ver de qué es capaz Logan, con sus garras y todo eso. Solo pienso que hubiese sido una vergüenza si es que no hubiésemos tomado este camino.

Es horrible para mí que la primera X-Men sea de hace 17 años.
– Yo recién me estaba graduando de la escuela secundaria en esa época. Pero ahora, simplemente no sé cuánto tiempo más va a durar el apetito de las personas por esto.

¿Hubo villanos clásicos en los que te inspiraste para interpretar a este personaje?
– Picasso tiene una gran cita para esto: “Los buenos artistas toman; los grandes roban”. Te estaría mintiendo si te dijera que no sabía quién era Alan Rickman. El villano es, por lo general, el mejor papel para interpretar.

Pero incluso hasta Alan Rickman había dicho que su personaje de “Die Hard” no era un villano. Dijo que Hans Gruber era solo un chico que quería algo que los demás veían como malo.
– Sí, claro. No creo que alguien que siempre hace cosas malas vaya por el día pensando: “Oh, creo que debería dejar de hacer esto” (risas).


Noticias Relacionadas