/AFP
/AFP

Espectáculos, Farándula por Karen Espinoza,

La 65 edición del certamen Miss Universo ofreció una noche de sorpresas, cambios y humor, donde la ganadora fue la francesa Iris Mittenaere, la primera finalista Raquel Pélissier, de Haití, y la colombiana Andrea Tovar como segunda finalista.

A pesar que la nicaragüense Marina Jacoby no entró al top 13, en las redes sociales sus seguidores escribieron mensajes positivos agradeciendo la excelente participación que tuvo en Manila, Filipinas, ubicándose entre las latinas favoritas.

La nueva reina
Mittenaere, quien es modelo, nació el 25 de enero de 1993. Es hija de Yves Mittenaere, un profesor de historia y geografía, y Laurence Druart, una maestra de escuela y guía del Museo Flanders. Esta joven, que es fanática de los deportes y es dentista de profesión, se mostró muy segura en cada momento, durante el desfile y las preguntas.

En la parte final del certamen, Steve Harvey le dijo que mencionara algo en lo que haya fallado en la vida y qué aprendió en esa experiencia, a lo que la mujer más bella del mundo respondió: “He fallado en varias cosas en mi vida. La primera vez que fracasé fue en un casting. Creo que cuando fracasas tiene que superarlo, ponerte de pie y seguir adelante”.

Los top
La ceremonia fue conducida por el estadounidense Steve Harvey, por segunda ocasión, quien hizo referencia al garrafal error cometido el año pasado: “Cuando uno se equivoca, hay que seguir adelante”, dijo, al comienzo del certamen.
Kenia, Indonesia, Estados Unidos, México, Perú, Panamá, Colombia, Filipinas, Canadá, Brasil, Francia, Haití y Tailandia fueron las 13 semifinalistas elegidas por el voto de los internautas. Para sorpresa de muchos, no se elegió a Miss Venezuela como sucede tradicionalmente en este concurso.

Después de desfilar en traje de baño, los jueces eligieron a las seis finalistas: Francia, Kenia, Colombia, Filipinas, Tailandia y Haití, a quienes se les formuló una pregunta sobre actualidad mundial.

La polémica

Siera Bearchell, la representante canadiense en la sexagésima quinta edición de Miss Universo movió las redes sociales por sus sinceras y reveladoras publicaciones, pues durante el concurso fue tachada como “gorda”.

“Recientemente me preguntaron: ¿Qué te pasó?, ¿Por qué has subido de peso?, ¡Estás perdiendo puntos! Se referían a mi cuerpo, por supuesto. Aunque yo soy la primera en decir que no soy tan delgada como lo era cuando tenía 16 o 20 años o incluso el año pasado, soy más confiada, capaz, sabia, humilde y apasionada que nunca. Tan pronto como empecé a amar a quien yo era en lugar de intentar siempre encajar en lo que yo pensaba que la sociedad quería que fuera, gané sabiduría en un nuevo aspecto de la vida”, escribió.

Bearchell, quien a simple vista luce como una mujer hermosa y saludable, usó su Instagram para revelar que tiempo atrás se sometió a distintos régimenes con tal de “encajar”.

Un jurado diferente

El certamen se llevó a cabo en el Mall of Asia, Manila, Filipinas. El jurado estaba integrado por la ex Miss Universo puertorriqueña Dayanara Torres; la actriz de Bollywood Sushmita Sen; la ex Miss Universo angoleña Leila Lopes; el director editorial de la revista Paper Mickey Boardman; la fundadora de la agencia de modelos The Bailey Agency School of Fashion Cynthia Bailey; la activista Francine LeFrak y la ex Miss Universo japonesa Riyo Mori.

La ganadora, además de llevarse la corona, vivirá en un apartamento lujoso ubicado en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, y durante su año de reinado viajará por todo el mundo representando a la organización en eventos sociales y benéficos. Además, Miss Universo 2016 recibirá un salario y tendrá la oportunidad de asistir a distintas semanas de la moda, estrenos de películas y eventos mundiales.


Noticias Relacionadas