/Getty Images
/Getty Images

Espectáculos, Farándula por Metro Internacional,

Ser perfecta, sonriente y querer “la paz mundial”. El estereotipo de reina de belleza que muchos tenían de Miss Universo era ese. Por supuesto, antes de Donald Trump y Steve Harvey.

Pero este certamen es mucho más que eso. Desde que fuese fundado en 1952,  el concurso (cuya empresa dueña es ahora  WME/IMG), promueve en su página oficial la inclusión, la búsqueda de metas personales y la diversidad. Eso era impensable hace cuarenta años, cuando ni siquiera se tenían en cuenta otros valores más allá de la belleza. Solo desde los años 80 el concurso comenzó verdaderamente a popularizarse. Ahí, fue cuando se comenzó a tomar en cuenta cómo se expresaban y su inteligencia. Para 1996, la Corporación Miss Universo casi quiebra y Donald Trump la compró.

De ahí, el  concurso comenzó a apadrinar causas humanitarias. Y por supuesto, cambió la belleza. De “glamazons” como  Lupita Jones (1991), imperaron las “top models”, más versátiles, como Paulina Vega (2014). Ahora, algunas reglas se mantienen, mas otras no: las transgénero no pueden concursar, las participantes nunca deben haber estado embarazadas y casadas. Deben tener entre 18 y 28 años.

“Miss Universo”  no ha estado exento de escándalos. Sin embargo, ha cosechado grandes dividendos. Todo tipo de “reinas”  y muchos  millones
167 países han enviado a su candidata alguna vez. Y hasta 2015, 4.313 mujeres de todo tipo han concursado. No solo hay modelos y actrices: han participado políticas como Tanja Karpela (Finlandia, 1991), diseñadoras como Anya Ayoung- Chee (Trinidad y

Tobago, 2008) e incluso actrices porno, como Kelli McCarty (Estados Unidos, 1991).

Por otro lado, al ser el concurso una licencia, en cada país hay un franquiciado que debe pagar para enviar a su candidata. Ahí, luego de las diversas pruebas, la final es transmitida por televisión a 150 países. Quien gane, usará la corona diseñada por el laboratorio Diamond International Corporation, que cuesta 300 mil dólares.

Así, Miss Universo ha cambiado con los tiempos. Pero, ¿qué le espera ahora, cuando su antiguo copropietario, Donald Trump, los dejó sin transmisión? Ni NBC ni Univisión cubrirán la coronación este año debido a las palabras del presidente contra los inmigrantes. Además, el concurso es solo recordado con burlas. Solo este 30 de enero, en Filipinas, veremos si este símbolo de la belleza global y mundial  podrá salir de este impasse como siempre lo ha hecho: con fastuoso glamour.

Escándalos

/Getty
  • Trump humilla a Alicia Machado. La venezolana ganó la corona en 1996 y luego subió de peso. El magnate la puso a hacer ejercicio frente a un montón de periodistas.  Veinte años después, lo culpó de su depresión y desórdenes alimenticios.
    •    Oxana Fedorova  deja la corona. La rusa ganó en 2002 y dejó  todo por no sentirse preparada. No fue a varios eventos y la organización perdió dinero. La reemplazó Justine Pasek.
    •    Steve Harvey y su error. En 2015, el conductor coronó a la miss equivocada. (Ariadna Gutiérrez) y solo se retractó cuando ella tenía la corona en la cabeza. El episodio humillante sigue siendo viral. Harvey y Gutiérrez se encontraron poco después del incidente.

Noticias Relacionadas