Harry Rosales, candidato del certamen. /Cortesía
Harry Rosales, candidato del certamen. /Cortesía

Espectáculos, Farándula por Javier Poveda,

La organización Míster Nicaragua presentó ayer a los nueve candidatos oficiales que competirán para convertirse en el representante de la belleza masculina nacional.

Julio Guadamuz,  director del evento, dijo que este año el certamen cumple 17 años y serán varias las actividades de celebración. “Estamos felices porque este año tenemos un grupo más pequeño que en ediciones anteriores, pero con bastante calidad. Todos durante estos meses después del casting han estado trabajando fuerte en su preparación”, comentó Guadamuz.

El evento final se realizará  en marzo, mientras tanto, los candidatos serán evaluados porque no solo es que tengan la condición física, sino que implica más allá de la apariencia”, explicó.

Desde hace algún tiempo hemos tratado que el concurso no sea solo cuerpo y cara, también incluir algo social y que la proyección que estos muchachos tengan sirva no solo para ellos, sino para alguien más. En años anteriores hemos visitado hospitales, recaudado juguetes y entre otras actividades”, comentó el director de Míster Nicaragua en una entrevista previa.

Expresó que “siempre convocamos a jóvenes no solo de Managua, sino del norte y del sur, del Caribe porque hace más grande la experiencia de compartir con compañeros con otras costumbres y tradiciones”.

Se elegirá en León

Julio Guadamuz indicó que este año la gala final se realizará en el teatro municipal José de la Cruz Mena, en León. “Quisimos variar la dinámica y probar. Nos encanta León, es una ciudad que nos ha tratado de maravilla, con lugares espectaculares y nos invita a celebrar nuestras tradiciones y cultura”, detalló.


Noticias Relacionadas

El fin de semana fue electo como Míster Teen, el capitalino David Guzmán. Durante la velada los adolescentes de distintos departamentos del país...

por Metro

Rodeado de repuestos, gatas, llaves y aceites de motor se encontraba trabajando Mario Tijerino, en el taller de mecánica de su familia, cuando entró...

por María Pía Arriola