Cine y Tv, Espectáculos por Natalia Wysocka /MWN,

Comediante fracasado, mal cantante, animado por un espíritu de venganza, sediento de riqueza, impulsado por instintos asesinos y malo, muy malo. Básicamente el papel soñado para un tipo como Neil Patrick Harris, a quien no le gustan mucho los disfraces, la fantasía y los números musicales. Y sí, el único que pudo hacerlo cambiar de opinión fue el Conde Olaf, un malvado antihéroe de las aventuras desafortunadas de los huérfanos de Baudelaire.

Vancouver.  Para muchos actores no hay nada más satisfactorio que interpretar un villano realmente desagradable, y  Neil Patrick Harris se apegó a esta regla en la nueva súper producción de Netflix, “A Series of Unfortunate Events” (Una serie de eventos desafortunados)

Nos encontramos con él en Vancouver y sus ojos brillan como los de un niño. Entra a la habitación casi saltando, se siente alegre y comienza a hablarnos con una expresión de felicidad que inevitablemente hace observar que el precoz doctor Doggie creció.

“¡Me he preguntado cómo no me había leído los libros en los que está basada la serie! ¡Son novelas extraordinarias que se encuentran exactamente en mi esfera de creatividad! Adoro el humor sardónico y mordaz y estas historias son absolutamente hilarantes y con un estilo increíble ¿me entiendes?”, señala Harris.

Las personas que han leído las 13 novelas entienden lo que el actor menciona. Aunque son historias para los niños, estas aventuras tienen un tinte un poco irónico, una atmósfera gótica muy al estilo de Tim Burton. El escritor estadounidense Daniel Handler, conocido por su seudónimo de Lemony Snicket, relata las aventuras de un hermano y dos hermanas “inteligentes pero con muy mala suerte” Violeta, Klaus y la bebé Sunny, quienes pierden a sus padres en un extraño incendio y son adoptados por el malvado Conde Olaf.

“Olaf está enojado, es vengativo y, a pesar de que está lejos de ser bello, está seguro que es el hombre más guapo que jamás haya existido”, explica enérgicamente Harris. “Es muy divertido interpretar a alguien que es muy malo”, señala el actor de 43 años mientras saluda al equipo técnico que tuvo que soportar largas jornadas y aguantar grandes “desastres” musicales.

Las hecatombes de este extravagante personaje son de altura ya que, como protagonista principal, es “una mezcla de cuatro personajes; Alan Rickman, el Coyote del Correcaminos,  Jack Nicholson en el personaje de The Shining y típico asesino en serie”.

La trama principal de la serie se basa en que el conde buscará por todos los medios eliminar a los huérfanos que tomó bajo su protección, con el fin de adueñarse de su herencia familiar. Hablando de familia, Neil Patrick Harris dice que sus mellizos y su marido, el chef David Burtka, ya devoraron el primer volumen de las aventuras de Lemony titulado “The Bad Beginning”. “Puede ser una lectura un poco prematura para la edad de ellos (tienen seis años), pero creo que es importante que mis hijos sepan en lo que estoy trabajando, así cuando me vean con todo tipo de maquillaje (paso tres horas en una silla cada mañana) y como un psicópata, no tengan miedo de que su padre ha sido víctima de una catastrófica cirugía plástica”.

El actor está muy feliz con este último paso, pues el rodaje está inmerso en aguas más turbias que sus anteriores proyectos.

“Hice dos películas animadas, Los Pitufos, que estaban destinadas más que todo a un público joven. Tenía miedo de que los padres, obligados a ver mis películas con demasiada frecuencia, terminaran maldiciendo mi nombre. El humor en Los Pitufos es demasiado tierno y aquí es demasiado adulto.

Como el Conde Olaf, mi objetivo es acabar con mis rivales y conseguir su fortuna. Ya veremos cómo reaccionan los espectadores sobre este concepto”, dice Harris.

Lejos de Jim

Algunas de las hermosas novelas de Lemony Snicket ya habían sido adaptadas al cine en el 2004, en una película también conocida como A Series of Unfortunate Events. La película fue dirigida por Brad Silberling (el hombre detrás de City of Angels, en

Latinoamérica conocida como Un Ángel Enamorado, con Nicolás Cage) donde participaron grandes actores como Jude Law y Meryl Streep, y contó con la participación especial de Jim Carey, quien interpretó a Olaf. Encarnando de nuevo al personaje siniestro, Neil Patrick Harris solo busca una cosa “ser respetuoso con libros, su espíritu y el guion”. Harris aclara que solo vio la película con Jim C. hasta el último momento. “No quería que eso influyera en mi interpretación y no tener posiciones sobre el personaje para hacerlo “diferente”. ¿Entonces a qué le prestó particular atención? Olaf tiene diversos trajes en cada uno de los episodios, se disfraza de marinero y después de una bella joven de la década de 1940, llamada Shirley. “También trabajé duro en mi postura, en mi respiración, en mi mirada y en el tono de mi voz”. ¿En pocas palabras? “Solo traté de ser tan aterrador como fuera posible”.


Noticias Relacionadas