Previous Next

Especiales por Metro World News,

Comenzó como una de esas bromas viejas: un holandés, un mexicano y un italiano entran a un bar. Pero esta vez era un avión. Tres almas, tres países, un idioma universal y un destino: Islandia. Metro se alegra de compartir las aventuras de Vivian e Ionut, ganadores de nuestro concurso internacional de 2017 en el país nórdico.

Acerca de Vivian

Si alguien ama la vida, es Vivian. ¡Ella ama todo! Y decimos todo. Baile, pintura, niños, medicina, viajes, bachata, y por supuesto fotografía. La joven de 28 años vive en La Haya, donde está terminando su doctorado en cardiología pediátrica, pero su corazón es de Curazao, la isla de las Pequeñas Antillas en el sur del Mar Caribe, donde nació.

Su amor por la fotografía fue inspirado por su madre, una fotógrafa. Vivian recuerda haber esperado en el auto cuando su madre encontró algo hermoso para tomar una foto y escuchar las palabras que ella misma dice ahora: “Solo una foto más”.

Acerca de Ionut

El alma salvaje, el observador de aventuras y el conversador natural. Ionut tiene tanta energía que te convencerá fácilmente para que vayas a una aventura con él. El hombre de 40 años vive en Italia desde hace quince años, aunque nació en Bucarest, Rumania. El último día del viaje nos enteramos de que fue galardonado con el título de ‘Fotógrafo del Año’ en ese país. “Cuando tenía siete años, solía cortar los marcos de las fotos en uno de los baños de mi casa. Eso era lo único que se me permitía hacer. Ahí es también donde descubrí la ampliadora de fotos y las soluciones químicas que hicieron que la magia sucediera”, le dijo a Metro. Curioso de hacer algo más que cortar los marcos de fotos, se enamoró de la fotografía.

Llegada

Metro esperaba ansiosamente que los ganadores del MPC 2017 llegaran a Islandia. Pero una historia escandalosa le sucedió a Ionut. La aerolínea perdió su equipaje y se quedó sin ropa, trípode o filtros. “Además, no estaba bien vestido, ya que hacía mucho calor en Italia”, recuerda. El equipo tuvo que llevarlo al centro comercial más cercano para comprar todo lo necesario para sobrevivir al frío del país.

 Día Uno

Nuestro plan:

Tomar el autobús turístico y atravesar el Círculo de Oro de Islandia hasta la primera parada en el Parque Nacional de Thingvellir. A continuación, dirigirse hacia el famoso géiser, Strukkos, y finalmente llegar a la cascada de Gullfoss. Regresar al hotel alrededor de las 8:00 p.m. para una cena caliente, un poco de vino y una buena noche de sueño.

#TrueStory: Eran las 10:30, y el autobús de la gira no nos había recogido en el hotel. Ionut se estaba congelando y prefirió esperar dentro donde hacía más calor. Después de un tiempo, Metro pudo finalmente convencer a la compañía turística de que recogiera a todos para que se unieran al resto de los miembros de la gira. Visitamos todos los lugares planeados, aunque Vivian e Ionut se sintieron frustrados, ya que no hubo tiempo para tomar fotos. Así que decidimos alquilar un coche al día siguiente.

Día Dos

#TrueStory: A las 8:20 a.m. ya estábamos en la recepción. Un buen tipo nos llevó a las oficinas de alquiler de coches, y en unos momentos nos dirigíamos hacia la Laguna Azul. En el camino nos sorprendieron los bellos paisajes y… el estilo de conducción italiano de Ionut. Después de llegar, nos cambiamos de ropa y nos sentimos afortunados de estar dentro del agua caliente, disfrutando de la compañía del otro, la lluvia, la nieve, el sol e incluso un arco iris. No queríamos irnos, pero aún había mucho que explorar. ¡Así que salimos a la carretera otra vez! Cuatro horas de hermosos paisajes nos llevaron a la cascada Seljalandsfoss. Estaba lloviendo, pero no impidió que los valientes ganadores del MPC hicieran una sesión de fotos. Empapados y congelados, nos dirigimos hacia la segunda cascada llamada Skógafoss. Sin embargo, estaba oscureciendo mucho y tuvimos que dar la vuelta y dirigirnos al hotel…. o al menos, eso es lo que pensábamos.

Fue alrededor de las 8:00 p.m. cuando Ionut vio algo en el cielo. Rápidamente se bajó del auto sin apagar el motor y saltó de la emoción. ¡Sí, la aurora boreal! No podíamos creerlo. Rápidamente, Ionut y Vivian sacaron sus teléfonos inteligentes y empezaron a tomar fotos.

“¿Las perseguimos?” Preguntó Ionut.

Y en poco tiempo estábamos conduciendo a toda velocidad hacia ellas. La aurora boreal nos guió hasta Vik, hogar de la arena negra. Vivian e Ionut sacaron su equipo y colocaron sus trípodes. Podíamos oír el océano, respirar el aire frío, pero solo podíamos ver oscuridad a nuestro alrededor. Decidimos seguir persiguiendo las auroras boreales hasta que las vimos justo encima de nosotros. Una vez más, Vivian e Ionut sacaron sus cámaras y se prepararon para una sesión de fotos de una hora del espectáculo más bonito que habíamos visto. No tuvimos una buena cena o vino esa noche. Estábamos helados y cansados, pero todo valió la pena porque tuvimos la oportunidad de presenciar algo mágico.

Día Tres

Nuestro plan:

Tomar el autobús turístico para visitar la costa sur de Islandia. Visitar los famosos glaciares Dyrhólaey y Vik, regresar al hotel a las 9:00 p.m. para una agradable y cálida cena y ocho horas de sueño.

#TrueStory:

A las 10:45 a.m. ya estábamos fuera del hotel. La primera parada fue un Kronan’s, un supermercado… porque los mejores viajes por carretera incluyen bocadillos y bachata! Luego nos dirigimos hacia los glaciares Mýrdalsjökull y Eyjafjallajökull. Eso fue como un viaje de cuatro horas por carretera, pero cuando se viaja con fotógrafos, un viaje de cuatro horas se convierte en uno de seis horas, lleno de bellos paisajes y aventuras. Ese día tuvimos la oportunidad de ver arco iris, cascadas, caballos islandeses, muchas ovejas, nieve, rebaños y los glaciares.

Jugar nunca es aburrido

Vivian e Ionut ven la vida en la luz, las formas, las profundidades y los colores: detalles de la vida que normalmente te maravillan cuando eres un niño. Y cuando te haces mayor te olvidas de lo mágicos que son. Cuando te apasiona algo, se convierte en un juego que siempre te gusta jugar. Nunca aburrido, siempre divertido, nunca suficiente. La pasión saca a relucir al niño que hay en ti. Al igual que un niño de cinco años, tú te olvidarás de comer, dormir, mantenerte caliente o incluso de ir al baño. Solo cinco minutos más; solo una foto más; solo una parada más; cualquier excusa es buena para seguir jugando.

Nos vemos el año que viene en Tailandia, Metro Photo Challenge 2018 ganadores del Gran Premio Mundial. No olvides participar en www.metrophotochallenge.com #MakeUsFeel.

Ganadores

Vivian Kamphuis 

Ganador categoría lugares

Edad: 28

Nacionalidad: Holandesa

Profesión: Doctora y entusiasta de la fotografía

¿Cómo fue tu experiencia durante tu viaje a Islandia?

– El viaje a Islandia fue muy bueno, estuvo bien organizado y nos divertimos mucho a pesar de que nos acabamos de conocer. Exploramos el país, y fue agradable pasar tiempo con otro fotógrafo apasionado y compartir nuestros pensamientos y experiencias.

¿Qué es lo que más te gustó?

– Disfruté cada parte: fue realmente un viaje maravilloso. Si tengo que elegir una cosa sería la Aurora Boreal, nunca la había visto antes y era fuera de este mundo. La forma en que el cielo se llenó de luces danzantes es indescriptible.

¿Qué hay de las fotografías?

– Me gustó mucho tomar fotos de los paisajes islandeses y definitivamente volveré a pasar más tiempo tomando fotos allí.

¿Qué les dirías a los fotógrafos que quieran participar en el concurso global?

– Tuve una muy buena experiencia con el Metro Photo Challenge, creo que este desafío es una buena oportunidad para los fotógrafos de todo el mundo. Me siento honrada de estar en el Jurado de la sección internacional de este año y me gustaría invitar a todos los fotógrafos a participar en este concurso. Aunque no ganes, es bueno ver todas las diferentes fotos/visiones de otros fotógrafos.

Ionut Burloiu 

Ganador categoría colores

Edad: 40

Nacionalidad: Rumano

Con base en: Italia

Profesión: Director Creativo

¿Qué fue lo que más disfrutaste?

– La mejor experiencia de visitar Islandia fue conducir hasta el Parque Nacional de Vatnajökull en lugar de unirse a la gira organizada. Esto nos permitió detenernos a tomar fotos cuando queríamos. No hay prisa cuando viajas a tu propio ritmo. Pasamos algún tiempo acariciando caballos amigables y esponjosos y observando la aurora boreal. La Laguna Azul también es un lugar muy relajante para visitar.

¿Pudieron tomar fotografías increíbles?

– Las oportunidades fotográficas en Islandia son increíbles. El paisaje y el clima cambian tanto y tan rápido que casi siempre tienes la oportunidad de detenerte y tomar una hermosa foto.

Pero si quieres encontrar la aurora boreal, normalmente necesitas pasar al menos 6-7 noches en el campo. Incluso entonces podría ser difícil. Así que, observarlos el segundo día fue una suerte increíble. Sacarles fotos fue otra historia. Inmediatamente después de ver las primeras luces, nubes pesadas empezaron a cubrir el cielo, así que fuimos a Vik, con la esperanza de que estuviera más claro allí. Pero estaba lloviendo. Esto nos obligó, después de consultar algunos mapas, a conducir hacia el oeste, durante más de 3 horas, con la esperanza de encontrar un punto claro sobre la cascada de Gullfoss. Afortunadamente, en el camino cerca de nuestro destino, vimos la aurora y nos detuvimos en medio de la nada para tomar algunas fotos. Cuando llegamos a Gullfoss, estaba todo nublado. Por lo tanto, recomiendo encarecidamente viajes especializados para este tipo de fotografía.

Cuenta tu experiencia general con el Metro Photo Challenge.

– Me enteré del concurso Metro Photo Challenge a través de un enlace que un amigo me compartió, y envié la foto. No pensé que tendría la oportunidad de ganar. Había tantos participantes de todo el mundo que pensé que sería imposible. Incluso después de que Metro se puso en contacto conmigo, no podía creerlo hasta el día en que me llamaron, y oí una voz muy entusiasta que me decía que me iba a ir a Islandia. Puedo decir que el equipo de Metro se hizo muy amigo mío. Quiero agradecer a todos los involucrados en este proyecto por dar la oportunidad a los fotógrafos de todo el mundo no sólo de competir, sino de experimentar nuevas aventuras y crecer a nivel personal.


Noticias Relacionadas