Un equipo sin calidad técnica apuesta a la táctica y al orden para que sus posibilidades suban. EFE
Un equipo sin calidad técnica apuesta a la táctica y al orden para que sus posibilidades suban. EFE

Especiales por Román Gómez/ Metro Colombia,

En el fútbol, Rusia no es una de las naciones más poderosas del mundo. Tras ocho años de preparación, el Mundial toma a los anfitriones en el peor momento. Con jugadores del montón, figuras lesionadas y un entrenador que no contagia optimismo, los rusos buscarán la proeza en su feudo, pero se ve casi imposible.

Así juega Rusia

Un equipo sin calidad técnica apuesta a la táctica y al orden para que sus posibilidades suban.

El arquero es alguien que protege la portería desde hace años, Ígor Akinféyev.

En defensa, los veteranos del plantel ponen la cara ante una posible catástrofe. Ígor Smólnikov y el mellizo Sergei Ignashevich tienen la capitanía de un equipo con poca experiencia internacional en algunos de sus jugadores.

En la zona medular, los despliegues de Aleksandr Samédov por derecha son los que más se destacan. El exfutbolista del Chelsea, Yuri Zhirkov, sigue defendiendo los colores nacionales por el andarivel izquierdo. Alan Dzagoev y Aleksandr Golovin son los dos creativos y los que mejor fútbol despliegan.

El delantero, ante la ausencia de Kokorin por lesión, es el espigado Smolov. De él depende la cuota goleadora de un equipo que poco anota.

¡A ver, a ver!

Denis Cheryshev es el único jugador de campo que actúa fuera de Rusia. Su nombre salió al estrellato cuando actuaba para el Real Madrid y fue incluido en un encuentro de Copa del Rey frente al Cádiz, cuando acarreaba una suspensión. El encuentro le valió la descalificación a los merengues de la competencia y las burlas para el hábil zurdo. Luego de meses de frustración, Cheryshev pudo reencauzar su carrera lejos del Madrid, en el Villarreal. Aunque jamás volvió a ser el mismo jugador, es uno de los pocos futbolistas con calidad en el seleccionado local.

Stanislav Cherchésov necesita un milagro

No es su culpa haber tomado el hierro caliente que le dejaron los anteriores entrenadores. Fabio Capello y Leonid Slutsky dejaron un legado muy pobre en la selección y de las cenizas intenta armar un equipo para formar una escuadra decorosa.

Probó con línea de tres, con línea de cinco y de cuatro, buscando resolver el jeroglífico. Al final, se decantó por una defensa clásica que supla las bajas fortuitas antes del Mundial y que ofrezca mayor espectáculo en ataque, para morir con las botas puestas.

En 20 partidos al mando de la selección nacional, su registro es paupérrimo. Solo cinco victorias, a la vez que cayó en nueve ocasiones. Llega a su Copa del Mundo con siete encuentros consecutivos sin ganar.

Fedor Smolov (Krasnodar)

Es la esperanza rusa. Ante la lesión de Aleksandr Kokorin, el delantero del Krasnodar tomó la posta de estrella y es el que más cerca está de brindar un juego diferente.

Es un delantero espigado, pero hábil. Por momentos falla muchos goles, pero no se puede negar el despliegue y el salto de calidad que le da al ataque de Rusia. Su actitud hace que se faje solo contra los rivales, acostumbrado a jugar como único punta.

Los 12 goles en 31 partidos con la Selección sabe a poco, pero el torneo en su suelo podría significar el destape a nivel internacional y el salto a una mejor liga que la rusa.


Noticias Relacionadas