Sus registros portando el uniforme de Islandia son 55 partidos y 18 goles, ganándose el título de referente y figura. Foto: EFE
Sus registros portando el uniforme de Islandia son 55 partidos y 18 goles, ganándose el título de referente y figura. Foto: EFE

Especiales por Sebastián Gómez /Metro World News,

La sensación del fútbol en los últimos años quiere seguirse robando el show. Un grupo aguerrido que se propuso brillar y dar de qué hablar se ganó el cariño de los amantes de este deporte. Y lo hizo a pulso. Después de una brillante Eurocopa en 2016, en la que alcanzó los cuartos de final, ahora espera repetir la hazaña en el primer Mundial de su historia.

Así juega Islandia

Juego por las bandas, centros precisos y efectividad. Estos son los tres puntos claves del éxito de esta particular selección. No tienen tantos jugadores de élite, pero suplen esta carencia con entrega, amor, esfuerzo y sacrificio durante los 90 minutos.

Lejos de sentirse menos que los demás combinados y además de ser conscientes de sus limitaciones, el cuadro europeo apela a la garra y orden táctico. Su esquema 4-4-1-1 demostró que si bien sobre el papel parece un sistema defensivo, también se pueden generar opciones de peligro que inquieten el área rival.

Otra virtud, tal vez la más importante, es el valor que le dan a lo colectivo, al verdadero significado de la palabra: equipo. Este es el as bajo la manga que sacan en cada compromiso. De hecho, esa unión también se ve reflejada al final de todos los partidos al momento de celebrar con su afición.

Las pelotas quietas y jugadas aéreas marcan un diferencial en Islandia. Con justa razón. No es una escuadra que pelee mano a mano o salga a buscar el resultado.

De hecho, la mayoría de sus ataques llegan gracias a los envíos desde los costados, ya sean por tiros de esquina, tiros libres o acciones por los lados que finalizan con un balón aéreo.

Heimir Hallgrimsson, un dentista con ‘coronas’

Poco menos de medio millón de personas habitan en el país ubicado al extremo noroeste de Europa. Entre dicha cantidad, solo uno fue elegido para comandar a su selección en esta maravillosa travesía que se robó los aplausos del mundo entero.

Dentista de profesión que nunca dejó de lado su pasión: el fútbol. Como jugador vistió la camiseta del ÍBV Vestmannæyjar, club de su ciudad natal. Y fue justamente allí donde también debutó como entrenador. Tomó las riendas del equipo femenino, lo llevó a pelear el título durante varias temporadas y alcanzó dos finales de copa.

Tiempo después sería nombrado como entrenador de la escuadra masculina. Con este conjunto logró el ascenso en 2008 y en 2011 finalizó tercero. Estos números, sin lugar a dudas, le daban los pergaminos suficientes para dar un salto de calidad. Fue así como el 14 de octubre de 2011, la federación lo designó como asistente de Lars Lagerbäck en la selección de Islandia.

A partir de ahí, iniciaría una historia épica. Junto con su compañero realizaron una digna Eurocopa 2016. Sin embargo, después de este torneo, Lagerbäck renunció y todo quedó en manos de Hallgrimsson, quien fue el encargado de darle una alegría a su país tras imponerse en un complicado grupo de eliminatorias sobre Croacia, Ucrania, Turquía, Finlandia y Kosovo, para conseguir un cupo en la cita orbital.

Dirigió a Islandia en 21 partidos, acumulando 12 victorias, dos empates y siete derrotas.

Gylfi Sigurðsson (Everton)

El eje, el bastión, el centro y el pilar del mediocampo. Así es este asombroso futbolista que desde sus inicios marcó la pauta, pues hacía la diferencia en el terreno de juego.

Jugar en clubes como el Reading, Hoffenheim, Swansea City, Tottenham Hotspur y actualmente en el Everton no es para cualquiera. Para hacerlo realidad es necesario contar con ciertas cualidades, que, sin lugar a dudas, las tiene el nacido en Hafnarfjörður.

Como pocos, Sigurðsson pasó por todas y cada una de las selecciones juveniles de su país: sub-17, sub-19 y sub-21, razón por la cual su llamado a la selección de mayores era inminente. En mayo de 2010, debutó con el combinado nacional con el triunfo 4-0 sobre Andorra.

Sus registros portando el uniforme de Islandia son 55 partidos y 18 goles, ganándose el título de referente y figura.


Noticias Relacionadas