En la élite del fútbol, que significa la Copa del Mundo, la mayoría de los entrenadores tienen un palmarés interesante. Foto: Cortesía
En la élite del fútbol, que significa la Copa del Mundo, la mayoría de los entrenadores tienen un palmarés interesante. Foto: Cortesía

Especiales por Román Gómez/ Metro Colombia,

Una de las cenicientas de la Copa del Mundo llega sin ruido a Rusia. Sin figuras rutilantes, las Águilas quieren desplegar sus alas basadas en la unión de un grupo que supo clasificarse con comodidad en la zona africana. Tras 12 años de ausencia, el desafío tunecino es superar la fase de grupos por primera vez en su historia.

Así juega Túnez

Dos lesiones inesperadas modificaron los planes de Nabil Maâloul para afrontar el Mundial. Las bajas de Youssef Msakni y Taha Yassine Khenissi dejaron con poco poder ofensivo a unas Águilas que ahora apelarán al orden defensivo para no pasar papelones.

En el arco, Aymen Mathlouthi dará la cuota de experiencia. Es el capitán del equipo, más allá de nunca haber jugado por fuera de su país.

La defensa está consolidada desde las eliminatorias, con mucha marca y buen juego aéreo. Rami Bedoui es el lateral por derecha. Los centrales son Yassine Meriah y Syam Ben Youssef. Por izquierda, Ali Maâloul es un defensor recio y difícil de pasar.

En el mediocampo, el técnico vira de línea de tres a una de cuatro. Mohamed Amine Ben Amor es el volante más defensivo. A su lado juega Ghaylène Chaalali, quien tiene buena salida. Por izquierda, un lateral reconvertido a volante siniestro, como lo es Hamdi Nagguez.

La delantera estará conformada por la joven sensación de Túnez, Bassem Srarfi. Él tiene el desequilibrio para apoyar a Wahbi Khazri, la estrella excluyente del equipo.

Nabil Maâloul, el técnico con menos pergaminos  en el Mundial

En la élite del fútbol, que significa la Copa del Mundo, la mayoría de los entrenadores tienen un palmarés interesante. No interesa el potencial de la selección, los representantes acuden a un director técnico con basta experiencia, pero no es el caso de Maâloul.

En su carrera como futbolista apenas tuvo un fugaz paso por el fútbol europeo. Su trayectoria la construyó en África, sin destacarse demasiado. Como entrenador, tuvo éxito en el Espérance de Tunis, antes de probar suerte en el Oriente Medio. Luego de un paso por Kuwait, retornó a su país para hacerse cargo de la selección de mayores.

Desde abril de 2017, momento en que comenzó a dirigir a Túnez, las Águilas de Cartago permanecen invictas, con cinco victorias y dos empates.

¡A ver, a ver!

Bassem Srarfi, el jugador más joven del plantel de las Águilas. Con apenas 20 años, su velocidad fue observada por Maâloul y lo considera un revulsivo como extremo por derecha.

Llegó al Niza por sus condiciones, las mismas que lo hicieron abandonar pronto el segundo equipo y ser parte del plantel profesional. Aunque no fue titular en la temporada, terminó siendo el jugador número 12 y con muchos equipos europeos interesados en él.

Wahbi Khazri (Stade Rennais)

Es el jugador con mayor oficio y recorrido entre el plantel tunecino. Sin ser un delantero centro, se destacó como goleador en la liga de Francia, lo que le hizo dar el salto a la Premier League.

En su momento, fue una de las promesas del fútbol francés, jugando algunos partidos en las juveniles galas, al haber nacido en Francia. Pero un llamado del exseleccionador de Túnez, Sami Trabelsi, lo hizo unirse al combinado de su ascendencia.

La mejor etapa de su carrera la transitó en el Girondins de Bordeaux, lo que lo llevó al Sunderland inglés en una cifra extraordinaria. No obstante, el rendimiento de Khazri en suelo británico no fue el esperado y retornó a la liga francesa, cedido al Rennes.

De los 12 goles que anotó en la selección de mayores, ninguno es tan recordado como el que le anotó a Colombia en 2014, en un amistoso en Cataluña.

 


Noticias Relacionadas

Dmitry Kudinov de Kazán, la capital de la República de Tatarstán, se hizo famoso en toda Rusia y en el mundo por sus pinturas de las principales es...

por Metro Internacional