Les Lions de l’Atlas. Foto: Cortesía
Les Lions de l’Atlas. Foto: Cortesía

Especiales por Román Gómez/ Metro Colombia,

Ausentes desde 1998, la nación del norte africano vuelve con una generación dorada. Futbolistas de roce europeo como Achraf Hakimi, Hakim Ziyech, Younés Belhanda o Mehdi Benatia se juramentan no ir a Rusia como simples cenicientas.

Así juega Marruecos

Marruecos tuvo el desafío de superar a Costa de Marfil en la fase final de grupos de la eliminatoria africana. Lejos de asustarse, clasificó invicto a Rusia, con tres victorias y tres empates.

El dueño del arco es Munir Mohamedi, español de nacimiento. Sus raíces marroquíes le dan la oportunidad de jugar un Mundial, a pesar de ser el arquero del Numancia, de segunda división.

Benatia es el líder del andamiaje defensivo de Marruecos. Con su experiencia, les brinda seguridad a los jóvenes como el lateral del Real Madrid, Achraf Hakimi. Otra pieza importante es Nabil Dirar, excompañero de Falcao en el Mónaco y quien juega por derecha.

Younés Belhanda es el dueño del mediocampo. Con experiencia en la Ligue 1 y la Bundesliga, tiene buen pie y es temible cobrando tiros libres. A su lado, Hakim Ziyech ofrece el desequilibrio y el talento a la hora de atacar.

El talón de Aquiles marroquí es el ataque. Ninguno de los delanteros es garantía de gol y en varias ocasiones el técnico usa a Nordin Amrabat, habitual extremo, como falso nueve. Todo esto, con el afán de aprovechar su velocidad en los contragolpes.

¡A ver, a ver!

Hakim Ziyech tuvo el coraje de preferir a Marruecos sobre Países Bajos, su país natal. La selección europea lo convocó durante la era Hiddink, pero no lo pusieron un solo minuto oficial. Zurdo, mediapunta, es muy habilidoso, pero también ganó sacrificio táctico en el Ajax. Puede jugar en el ataque o en el mediocampo.

Hervé Renard, misionero en el África

Ser entrenador es una elección de vida y para este francés también lo es ir a lugares exóticos. Sin mucho éxito como técnico en su país, decidió marcharse a África donde hizo el grueso de su carrera.

Con su ataque por las bandas, basado en el orden y en la velocidad, consiguió la epopeya de sacar campeona a Zambia en la Copa Africana de Naciones, en 2012.

Tomó el mando de Costa de Marfil en julio de 2014, saliendo campeón africano en 2015. Es el único entrenador que ganó ese certamen con dos selecciones distintas.

Tras un fracaso en el Lille, retornó a África para darle disciplina táctica a los marroquíes. Ha dirigido a Marruecos en 25 partidos oficiales, con 15 triunfos, cinco empates y cinco caídas.

Mehdi Benatia (Juventus)

Muchos lo recuerdan por el penal que le cometió a Lucas Vázquez en la Champions League. La polémica le dio la vuelta al mundo, pero pocos repararon en las virtudes del central.

Su potencia física, velocidad a pesar de su envergadura y capacidad para el cabezazo, lo transforman en un zaguero de temer. Antes de ponerse los colores de la Vecchia Signora, supo vestir con entereza las camisetas del Bayern Múnich y la Roma, entre otras.

Con la selección, debutó el 19 de noviembre de 2008, enfrentando a Zambia. Diez años después, tiene 54 partidos internacionales disputados y dos goles en su haber.


Noticias Relacionadas