Kevin De Bruyne (Manchester City). Getty
Kevin De Bruyne (Manchester City). Getty

Especiales por Román Gómez/ Metro Colombia,

Eterna candidata, nunca consagrada. En Rusia 2018, los Diablos Rojos saben que tienen plantel de calidad para levantar el trofeo codiciado por todos. Estrellas como Kevin De Bruyne, Eden Hazard, Thibaut Courtois y Romelu Lukaku obligan a esta selección a aprobar una materia llamada carácter.

Así juega Bélgica

Los Diablos Rojos no especulan. Siempre juegan al ataque y sus partidos suelen ser un festival de goles. De hecho, junto a Alemania fue el equipo más goleador de la eliminatoria europea, donde culminó invicto con nueve triunfos y un empate.

Las aspiraciones belgas nacen en el arco con Thibaut Courtois. Aunque no firmó su mejor temporada, el portero del Chelsea es uno de los más seguros en el mundo. No obstante, casi siempre recibe goles en la selección.

La razón por la que Courtois pocas veces deja la valla en cero es la frágil defensa. Los laterales son los flancos débiles de los diablos. Martínez se la jugó por tres en el fondo, con Toby Alderweireld y Jan Vertonghen por los costados, protegiendo a Thomas Vermaelen o Vincent Kompany.

La política ofensiva del técnico hace que solo juegue con un volante de marca: Axel Witsel. Por derecha, Thomas Meunier hace las veces de carrilero, mientras que Yannick Ferreira Carrasco lo hace por izquierda. El resto del campo es exclusividad de De Bruyne.

El tridente ofensivo tiene a Romelu Lukaku como punta de lanza, siendo abastecido por Eden Hazard y Dries Mertens, quienes juegan sueltos de acuerdo con lo que pida la jugada.

¡A ver, a ver!

Thorgan Hazard siempre va a la sombra de su hermano Eder, pero al menor de los hermanos Hazard no le hace falta calidad. Chelsea confió en él como en su pariente, pero fue en el Borussia Mönchengladbach donde dio el salto de calidad.

También juega como mediapunta o creativo, pero es menos explosivo que su hermano. Es decir, el juego de ambos se complementa y no sería de extrañar que en Rusia ambos hagan de las suyas y Thorgan deje de estar por fin opacado por Eder.

Roberto Martínez, la furia que les falta a los diablos

Decenas de generaciones belgas se han perdido en el ostracismo por la falta de coraje a la hora de enfrentar las grandes citas. La calidad transformó al país en una cantera del fútbol europeo. Ahora, dirigidos por un español de pocas pulgas, creen que es el camino correcto.

‘Bob’, por su pasado en Inglaterra, no negocia el compromiso. Lo más destacado de él en sus años en la Premier fue su capacidad de imponer disciplina y conseguir que el equipo trabaje en consecución de objetivos comunes. Así fue como llevó al modesto Wigan a quedarse con la FA Cup en 2013.

Sin embargo, su eficacia ganadora no es tan importante como lo que profesa. Nunca tuvo una plantilla de calidad a su mando, como le toca en los Diablos Rojos. En 17 juegos con Bélgica, Martínez cuenta con números extraordinarios, con 12 victorias.

Kevin De Bruyne (Manchester City)

Lo maneja todo. Es el típico 10 de la era moderna, obligado a aparecer en todos los sectores del campo, tirarse a los pies de los rivales y, cuando la tiene, hacer magia.

La carrera del ‘Príncipe’ viene en constante ascenso. Su irrupción en el Genk llevó al equipo belga a quedarse con la liga de su país. También consiguió títulos en Alemania, con el Wolfsburgo, antes de transformarse en el cerebro actual del Manchester City.

Una prueba de coeficiente intelectual en Inglaterra lo calificó como el jugador más inteligente en la actualidad de la Premier League. Su manera de entender el juego lo demuestra al hacer jugar a su equipo a su estilo, siendo el jugador con más asistencias en toda Europa. Tal talento lo aprovecha la selección belga desde 2010, cuando debutó contra Finlandia. En 8 años, tiene 59 partidos jugados y más goles que asistencias: 24 pases gol y 14 asistencias.


Noticias Relacionadas