Cortesía
Cortesía

Especiales por Daysi Rivera /Metro Nicaragua,

¿Construir o comprar? ¿Cuánto es la tasa de interés? Son algunas de las preguntas que surgen a la hora de adquirir una vivienda. Para aclarar sus dudas, la experta en finanzas personales Elaine Miranda, nos brinda un asesoría y explica de qué se trata un crédito hipotecario.

Para comenzar, Miranda señala que al comprar una casa en una urbanizadora esta ya hizo un arreglo con el banco e incluye presupuestos, permisos y licencias. Mientras que al construir, todos los trámites van por tu cuenta. Como hay un arreglo con la urbanizadora, el monto que dicen que vale la casa es lo que deben cumplir. Aquí no aplica nada de “es que la inflación subió el precio del cemento y ahora la casa es más cara”. No. Cuando construís, suele suceder que el presupuesto es uno y a medida que pasa el tiempo, los costos de los materiales suben y tus gastos también.

Respecto a la tasa de interés, el banco te ofrecerá es la misma, independientemente de si estás comprando o construyendo. Si querés hacer un préstamo para comprar un terreno, la tasa por ese terreno suele ser más alta y a un plazo mucho menor. Si está dentro de tus planes construir, enfocate en tener el terreno pagado y así solo hacés un préstamo hipotecario por la construcción de tu casa.

Los préstamos

Los bancos están dispuestos a prestarte hasta el 90% del valor total de la inversión, pero si vas a comprar una casa de 50,000 dólares, el banco te prestará como máximo 45,000; los otros 5,000 van por tu cuenta. Esto no quiere decir que con tener el 10% vas de viaje, pues entre mayor sea la prima que des, menor será el monto del préstamo y menos terminarás pagando en intereses.

Es importante saber que la tasa de interes no es fija, sino variable y sube cada tres meses, y lo establece el contrato. Entre menor sea el plazo, menos intereses vas a pagar. Normalmente va de 20 a 25 años -10 años si es para la compra de terreno-, además, a los 10 años te tocará volver a hacer toda la gestión a menos que ya hayas saldado tu deuda. Para salir pronto de tu deuda también podés dar aportes extraordinarios, antes debés ir a servicios bancarios y hacerlo.

Analizar la situación financiera

Antes de aplicar a un crédito hipotecario, es necesario realizar un análisis de tu situación financiara, pues si tenés otras deudas el banco solo te prestará un 30%, más cuando están relacionadas con tarjetas de crédito, que suma el 20% de tus ingresos. Esta revisión implica: ingresos, gastos y, por supuesto, nivel de endeudamiento.Tu nivel de deudas lo revisan con la central de riesgo de la Superintendencia, donde pueden ver el tipo de créditos que tenés y cuánto debés.

La idea es que no destinés más del 50% de tus ingresos al pago de todas tus deudas. En este sentido, es recomendable que si querés comprar una casa cara, cuya cuota mensual sea casi del 50% de tus ingresos, salgás de otras deudas antes de pedir tu crédito hipotecario. Otra opción es solicitar el préstamo con un codeudor para que, con sus salarios en conjunto, puedan pagar una cuota más alta.

No olvidar otras demandas

Antes de solicitar un préstamo se debe tomar en cuenta cuánto podemos pagar, pues hay otros aspectos importantes de tu vida. Es verdad que la casa será tu principal activo, pero recordá que hay otras áreas importantes a las que tendrás que destinar dinero.

Asimismo, Elaine Miranda resalta que el costo de la casa no es solo prima más cuotas mensuales, sino también pagos a la Alcaldía y comisiones del banco –entre 1% y 2% del crédito- que deberás pagar.

Hacé tu presupuesto y asegurate que has ahorrado para esto también. Una vez que tu crédito es aprobado, el banco abrirá una cuenta de ahorro a tu nombre (si es que no tenés ya una con ellos), donde vos harás tus depósitos mensuales del pago del préstamo. Y no olvidés que al igual que con otros préstamos, si no pagás a tiempo, comenzarán a correr también intereses moratorios.

Recomendaciones

• Comprá la casa que necesités y podás pagar, no la que querrás.
• Manejá tu dinero en cuentas bancarias, así el banco podrá ver tu flujo de efectivo mensual y será más fácil que te den el crédito.
• Controlá bien tus compras y gastos para evitar el endeudamiento. De esta manera te asegurás un monto de crédito más alto.
• No te endeudés por productos o servicios que no necesitás. Lo lamentarás al momento de pedir tu préstamo hipotecario.


Noticias Relacionadas

El Banco de Fomento a la Producción (BFP) o Banco Produzcamos informó ayer que disponen de US$6,9 millones para financiar a pequeños productores. ...

por Manuel Bejarano