Evitar el ruido en una vivienda es importante. Dreamstime
Evitar el ruido en una vivienda es importante. Dreamstime

Especiales por María Joaquina Sánchez,

La privacidad que nos ofrece la intimidad de nuestro hogar es importante. Si bien las paredes dividen las diferentes áreas dentro de una casa, los ruidos y sonidos logran traspasarse y escucharse a otras partes del hogar, por ejemplo el ruido de la televisión.

Para evitar que el ruido cause molestia, la solución es insonorizar el espacio para que este sea silencioso, y es aquí en donde entra en juego el aislamiento acústico.

La insonorización de las salas de nuestra casa se puede lograr mediante la aplicación de un sistema de revestimiento de las paredes para lograr el aislamiento acústico, a fin de que el audio, ruido o bullicio de una habitación no se propague al resto de la casa.

La arquitecta de Maderas Don Bosco, Laura Sofía López Sánchez, explica que “para insonorizar un área de la casa en específico se deberán de tomar en cuenta las paredes, techo, puertas y ventanas. En paredes y techos se recomienda revestir con material aislante como la fibra de vidrio o lana de roca, que a su vez son aislantes térmicos. En el caso de las puertas, la mejor opción es optar por hojas de tipo sólida y pesada, siendo la madera un material por excelencia conocido como aislante acústico”, explica.

Ahora bien, reconoce que las ventanas son los mayores transmisores de ruidos debido a que el cristal es el elemento más fino de una fachada; por ende, conviene utilizar ventanas con doble acristalamiento en las que se emplee vidrio de mínimo 4 mm, con el fin de crear una cámara de aire de al menos 12 mm entre ambos cristales que impida el paso del ruido. Una solución práctica y económica para amortiguar ruidos mínimos es utilizar cortinas gruesas en las ventanas o revestir las paredes con láminas de corcho de 5 mm de espesor acústico.


Noticias Relacionadas