Getty
Getty

Especiales por Daniel Casillas / METRO WORLD NEWS,

Todos los años la celebración del Halloween está llena de diversión tanto para niños como adultos, la mayoría de los cuales se disfraza con atuendos de sus personajes favoritos de películas, libros o series de terror; sin embargo, muchas veces Halloween puede convertirse en una noche manchada por el racismo debido a la presencia de disfraces considerados socialmente inapropiados.

Disfraces basados en atuendos usados por minorías, por grupos sociales vulnerables o simplemente por habitantes de diferentes culturas son muy populares durante la noche de Halloween y en la mayoría de los casos son utilizados como una burla hacia esos grupos sociales. Recientemente se han podido observar disfraces basados en afroamericanos, en indios nativos de Estados Unidos e incluso en musulmanes caracterizados como terroristas.

Aunque quienes portan esos disfraces pueden pensar que solo se trata de un atuendo o de una broma, muchas organizaciones, especialistas y universidades se lo toman muy en serio e incluso han generado campañas para concientizar a las personas sobre la utilización de disfraces considerados racistas y para evitar la apropiación cultural a través de los mismos. La apropiación cultural es “el acto de tomar o usar cosas de una cultura que no es la tuya, especialmente sin demostrar que entiendes o respetas esta cultura”, según el diccionario de Cambridge.

¿Cuándo ofende?
Especialistas advierten sobre cuándo un atuendo para la noche de brujas se puede convertir en algo ofensivo: “Disfraces de Halloween puede llegar a ser ofensivo cuando se convierten en la apropiación cultural, el préstamo de otra cultura sin respetar las normas de la comunidad de origen y en su lugar, equiparar la ropa tradicional con monstruos y vampiros o la creación de versiones hipersexualizadas, pensar en todos los geishas sexy, las monjas embarazadas en minifaldas, y las princesas nativo-americanas en unas pocas plumas y muchos más que han poblado las fiestas de Halloween a lo largo de los años”, dijo a Metro Susan Scafidi, profesora de Derecho en la Universidad de Fordham y fundadora del Instituto de Derecho de la Moda.

Una de las campañas más populares contra el racismo en Halloween es la llamada “Somos una cultura, no un disfraz”, creada en 2013 por una organización estudiantil de la Universidad de Ohio llamada “Los estudiantes enseñan contra el racismo en la sociedad” y que ha sido utilizada a través de los años por otras universidades. De igual forma, el año pasado la Universidad de Massachusetts puso en sus instalaciones carteles de “apropiación cultural” en cada una de las residencias universitarias del campus con un detallado “medidor de evaluación y valoración del racismo”.

Campañas desde las universidades
Unas semanas antes de la celebración de Halloween 2017 un grupo de estudiantes de la Universidad del Estado de Washington retomó la campaña “Somos una cultura, no un disfraz” para advertir a los estudiantes de la apropiación accidental de la cultura al celebrar Halloween. Jayda Moore, una de las educadoras de Justicia Social de Educación para la Diversidad de la Universidad Estatal de Washington, dijo durante una charla en el campus que la apropiación cultural es “usualmente hecha por miembros del grupo dominante”, agregó que “están tomando elementos de un grupo oprimido o marginado”.

En el mismo sentido,  la Brock University en St. Catharines, Ontario, produjo una infografía que ayuda a los lectores a criticar un disfraz. Esa infografía define que los siguientes disfraces pueden ser considerados racistas: Cara pintada de negro (personas blancas con la cara o el cuerpo pintados de negro para simular a una persona afroamericana), nativos americanos (disfraces basados en la vestimenta de esa minoría), personas trans (atuendos en los que se simula ser un persona transgénero), maquillaje del Día de Muertos (pintura facial inspirada en la tradición mexicana del Día de Muertos), geisha (disfraces en los que se hace alusión a esas mujeres japonesas), bindi (El punto rojo que se pone en el centro de la frente, comúnmente por las mujeres hindúes y jainistas.) y las túnicas musulmanas  (es una prenda islámica comúnmente usada en la península Arábiga, Irak y países árabes vecinos).

Pese a todas las campañas y esfuerzos de organizaciones y universidades, el evitar los disfraces racistas de Halloween depende de quienes se disfrazan para esa celebración, así que antes de elegir tu disfraz “Solo pregúntate a ti mismo si es que tu disfraz podría ser interpretado por miembros de ese grupo como representaciones superficiales, degradantes o estrechas”, explicó a Metro Ann Morning, profesora asociada del departamento de Sociología de la Universidad de Nueva York.

Entrevisa a Susan Scafidi
Profesora de Derecho en la Universidad de Fordham y fundador del Instituto de Derecho de la Moda.

Varios informes sugieren que Halloween se ha convertido en racista en su naturaleza (trajes racistas hacia la gente negra, el uso de hyjabs, etc.). ¿Cómo evolucionó y por qué, en su opinión?

— Halloween, como el carnaval en algunos lugares, puede ser un momento para romper las reglas o límites sociales normales.  A veces esto refleja los orígenes históricos de la fiesta en creencias relacionadas con los mundos de los vivos y los muertos, como disfrazarse de fantasmas o demonios.  Otros disfraces pueden reflejar fantasía, comentarios políticos o humor, o simplemente la alegría de vestirse.

Los disfraces de Halloween pueden llegar a ser ofensivo cuando se convierten en apropiación cultural. La apropiación cultural a menudo se basa en el aprecio sin comprensión; el racismo, por otra parte, resulta del odio y el miedo.  Y una forma de canalizar el odio o el miedo es rebajar o burlarse de otra cultura, por ejemplo, convirtiendo la vestimenta tradicional en disfraces exagerados.

¿Por qué los trajes ofensivos se vuelven cada vez más populares?
— Algunas personas ofenden delibera
damente, otras accidentalmente.  No sé si los trajes ofensivos son cada vez más populares, pero el ascenso de las redes sociales ha creado un foro para la gente que se siente ofendida pueda expresar sus preocupaciones.  En otras palabras, ha habido trajes ofensivos por generaciones, pero ahora aquellos que se ofenden tienen voz pública.

¿Cuáles son los grupos más afectados por el racismo en Halloween? ¿Por qué?
— Esa es una pregunta para cada persona y cada grupo individualmente.

¿Podría detenerse el racismo durante la celebración de Halloween? ¿Qué hay que hacer para lograrlo?
— Toda la ropa, desde vestimenta de todos los días hasta disfraces de Halloween, se rige en cierta medida por las normas sociales y la presión de los compañeros, incluso más que por los códigos formales de vestir o las leyes.  Si hay suficiente explicación de lo que los trajes constituyen una apropiación cultural indebida, junto con la identificación de aquellos que podrían ser percibidos como racistas, los que de otro modo los usarían se verán presionados a dejar de hacerlo.

¿Hay algún vestuario que pueda ayudar en la lucha contra el racismo?
— El mejor rasgo de la humanidad puede ser la creatividad, y por lo tanto los mejores disfraces son aquellos que son inteligentes y originales sin invocar necesariamente la raza u otras culturas en absoluto.

¿Qué consejos podría dar a la gente mientras elige un disfraz, para no herir los sentimientos de alguien?
— Cuando se trata de evitar la apropiación cultural, siempre vuelvo a una regla de tres aspectos: fuente, significado y similitud.  Considere la comunidad de origen y si históricamente ha estado sujeta a opresión o discriminación, el significado o sacralidad del producto cultural en cuestión, y cuán similar es la copia al original.


Noticias Relacionadas

Metro sigue de fiesta. El diario más grande de Managua celebra 5 exitosos años de estar en Nicaragua y en esta galería te mostramos parte de los fe...

por Edición Web