Una alimentación nutritiva es ideal para los jóvenes universitarios. / Dreamstime
Una alimentación nutritiva es ideal para los jóvenes universitarios. / Dreamstime

Especiales por Gloria Cáceres y Yarelys Balza,

Sabemos que muchas veces por los estudios los universitarios no cumplen un horario estrictor con sus horas de comida tampoco suelen cuidarse mucho al elegir qué comer.

En medio de esta rutina, es común que se salten comidas o la alimentación no sea la más adecuada. Además, la juventud les puede hacer creer que está bien cometer estas fallas de vez en cuando, “no importa, ya me ocuparé de mi salud después”, pueden decir algunos. Sin embargo, el cuerpo puede pasar factura por los descontroles alimenticios, e incluso las pocas horas de sueño.

Es cosmbustible para el día
El alimento es el combustible mental, emocional y físico. Claro, no cualquier alimento, sino el que te aporte la mejor energía, mientras más natural y menos procesado, mucho mejor. Recuerden que para nosotras, “fitness” va más allá del aspecto físico y significa tener un mejor estilo de vida en todos los sentidos.

Una alimentación balanceada te permitirá responder mejor en tus estudios, sacar mejores calificaciones en tus evaluaciones y destacar en las aulas.

Las blogueras del sitio web Pégate al Fitness escriben sobre la importancia de una dieta balanceada.

Además, en la juventud es donde vienen los mayores cuestionamientos acerca de la vida, el crecimiento, el aspecto físico y, muchas veces, sin querer, se juzga al otro por no encajar con un patrón, ya sea que esté muy gordo o muy flaco. Al tener una mejor alimentación, te verás mejor físicamente, te sentirás mejor internamente y con mayor seguridad en ti mismo. Al final, nada mejor que verte en el espejo y enamorarte del reflejo, ¿verdad?

Dos consejos básicos
1. El primer consejo que les dejamos es que sepan identificar los grupos alimenticios, por ejemplo, proteína (huevo, carne, pollo, atún, etc.), carbohidrato (frutas, papa, arroz integral, pasta integral, pan integral, etc.), grasas saludables (frutos secos, aguacate, etc.) y vegetales (tipo de carbohidrato fibroso que aporta la mayor cantidad de vitaminas y minerales). Así, sabremos qué incluir cuando cocinemos o elegir mejor cuando vayamos a la cafetería. Lo ideal es que en cada plato haya una porción de cada uno: la proteína que sea del tamaño de la palma de tu mano; el carbohidrato, un puño de tu mano; y la ensalada, toda la que quieras.

2. ¿Han escuchado la frase que “el desayuno es la comida más importante del día”? Bueno, es totalmente cierta porque tu cuerpo viene de ocho horas aproximadamente (a veces más) sin comer y necesita energía para comenzar el día. Lo ideal es desayunar en los primeros 40 minutos después de despertar, así que, si tu horario te lo permite, deberías desayunar en tu casa o comer en el camino a la universidad.


Noticias Relacionadas