Internet
Internet

Especiales por María Joaquina Sánchez,

Las enfermedades cardiovasculares requieren el seguimiento de un tratamiento prolongado, prácticamente de por vida, por lo que aquella persona que no pueda sostener su tratamiento, correrá el riesgo de sufrir una elevación de presión arterial mortal o podría experimentar un efecto de rebote con su medicina al suspenderla por determinado tiempo expone el Dr. Ricardo Pineda, directivo de la Asociación Médica Nicaragüense.

De acuerdo con la organización Panamericana de la Salud, la primera causa de muerte es la enfermedad cardiovascular y el especialista señala que en los pacientes cardiovasculares se da la descompensación por el abandono del tratamiento, siendo el motivo económico la razón de ello. Sin embargo, para el doctor el problema no es el costo de la medicina, si no la existencia del tabú de que los medicamentos de marca son mejores que los productos genéricos, y que en parte este pensamiento se debe a la falta de campañas de salud e información que promuevan su consumo.

Lo cierto es que en la medicina actual no hay mayor diferencia entre los productos genéricos y los medicamentos de reconocida marca. Los productos genéricos son medicamentos autorizados oficialmente una vez que se ha demostrado su bioequivalencia; son más económicos, porque ya no se tiene que desarrollar una nueva molécula ni realizarse ensayos clínicos. Y al igual que los medicamentos de marca, estos son iguales en calidad, eficacia y seguridad, la única diferencia se encuentra en su denominación.

En la actualidad, hay organismos internacionales que regulan la calidad de los medicamentos, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS); en Nicaragua, el Ministerio de Salud somete a exámenes todos los medicamentos y para darle registro sanitario deben de cumplir con parámetros de calidad. Incluso se pueden encontrar medicamentos genéricos —que cumplen con lo anteriormente mencionado— y que además tienen respaldo de organismos de regulación biosanitaria mundial como la Food and Drug Administration (FDA) que somete a los laboratorios a escrutinios y exámenes rigurosos para otorgar sus certificaciones y así los pacientes tengan mayor confianza en usarlos.

“El médico debe procurar al paciente el medicamento más eficaz al menor costo posible, esto es parte de una buena práctica médica”, considera Dr. Pineda.

Por tanto, el especialista deja en claro que la diferencia de precio no significa un riesgo al paciente. Lo que sí es un riesgo para el paciente es descontinuar su tratamiento, ya que se incrementan en gran manera las posibilidades de eventos de riesgo cardiovasculares.


Noticias Relacionadas

El doctor Alfonso Moguel Albertos, director médico de Abbott, habló de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares y nos da algunas ...

por Maryelin Reyes Bautista /Metro World News

En el Día Mundial del Corazón hay temas tabú que a continuación te aclaramos con el conocimiento de dos especialistas: El doctor Carlos Alberto Du...

por María Joaquina Sánchez