/ Agencias
/ Agencias

Especiales por Paola Silva,

Los mejores consejos para conducir bajo lluvia. Siempre que llueve es necesario adoptar precauciones, por tanto, Hugo Montalvan, responsable de la unidad académica de educación vial de la Universidad de Ciencias Comerciales, explica que “en el invierno tenemos que estar consciente que vamos a enfrentarnos a lo que en educación vial llamamos como condiciones adversas en la conducción, por eso debemos tomar mayores precauciones”.

Lo primero que se disminuye en este tipo de clima es la visualización frente a eso Montalvan expresa que “por lo tanto si la lluvia está demasiado fuerte recomendamos encender las luces de parqueo e incluso aunque sea de día”.

En caso que sea una tormenta, el especialista recomienda un lugar seguro y las gasolineras son espacios ideales, pues están en lugares altos y son espaciosas.

Ojo con la velocidad

Si podés evitar conducir bajo lluvia hacelo, “hay más tiempo que vida” reza un dicho. Pero si no tenés otra opción evitá circular a una velocidad mayor de 20-30 km/h.

“Procura no salir inmediatamente después de que finalice la lluvia, porque nos podemos encontrar con escorrentías que vienen de los sectores altos y pueden causar inundaciones en las calles”.

La lluvia también afecta los frenos ya que “cuando los tacos de fuerza se humedecen, lavan la correcta lubricación y hace más fácil que los frenos agarren la humedad y por consiguiente impide que las abrazaderas se fijen correctamente”, explica. El pavimento también es otro peligro, pues se vuelve más liso y hay menos capacidad de agarre del vehículo sobre la superficie de rodamiento.

Parabrisas

Esta parte del vehículo deben cambiarse cada seis meses “porque lo ocupamos en el invierno cuando han agarrado gran humedad, luego nos cae el sol de verano y lo que hace este cambio de clima es cortar lo que identificamos como escobillo —el cepillo—, entonces la parte del hule se solidifica e impide un adecuado funcionamiento”.


Noticias Relacionadas