/Agencias
/Agencias

Especiales por María Joaquina Sánchez,

La sudoración, el éxtasis y la alegría son algunas de las sensaciones que se experimentan cuando se está cerca de la persona que se quiere. La sonrisa y el rubor que pintan nuestros rostros también son señales que nos pueden delatar o confirmar que estamos enamorados de ese alguien especial. Según explica la psicóloga Luisa Marina González, durante el enamoramiento nuestra forma de pensar y de expresar los afectos está influenciada por cambios bioquímicos, los cuales además generan efectos saludables en nuestro cuerpo.

Dentro de los cambios internos hay que mencionar que nuestro cuerpo libera más endorfinas, reduce los niveles de cortisol, incrementa la producción de dopamina, oxitocina y norepirefrina, cuyas hormonas brindan una sensación de paz y alivio al cuerpo, siendo lo mejor de todo que previenen las enfermedades cardíacas. Desde el punto de vista psicológico, “el amor es una de las cinco emociones básicas presentes en todos los seres humanos y que tiene una clara función de supervivencia. Gracias al amor creamos nuestros vínculos afectivos desde el nacimiento, necesarios para el crecimiento emocional sano, y también gracias al amor, elegimos a nuestra pareja para formar nuestra propia familia”, afirma González.

El bienestar

Para la doctora Karla García, el enamoramiento produce una sensación de bienestar que hace que se genere una liberación de endorfinas en el cerebro, las cuales actúan como neurotransmisores que reducen el dolor y mejoran las defensas. “Esto es positivo, porque nuestro sistema inmune está vigilando constantemente nuestro cuerpo, y destruye las amenazas que aparecen, como los gérmenes. Incluso destruye células cancerosas, impidiendo que se produzca un tumor”, detalla la especialista. La experta agrega que en diversas investigaciones se ha encontrado con que una relación de pareja comprensiva y de apoyo mutuo podría ser un factor más potente para predecir una vida más prolongada, saludable y feliz.

También, hay que destacar que este mismo aumento de endorfinas tiene otros efectos positivos a nivel psicológico. “El papel de las endorfinas es que les permite a los enamorados sentirse correspondidos, que se despierten cada mañana temprano, con buen estado de ánimo y motivados”, sostiene por su parte el psicólogo clínico Oscar López. En su opinión, “el amor correspondido es el que permite generar un proyecto de dos, como tener una familia e hijos, lo que ayuda a tener una vida con sentido”, dice.

“La persona enamorada comienza a mirar con los ojos de su otra mitad. De esta manera, esta persona abandona algunos hábitos para adoptar otros de su pareja, ya sean buenos o malos.

Así, el cerebro extiende su idea de sí mismo para incluir al otro y pasar del yo al nosotros”, expresa también la psicóloga Paola Marchena.

Con ello, la experta pretende revelarnos que el amor provoca efectos más indirectos: “El amor favorece un estado de felicidad. Se trata de personas que ríen más, lo que también protege el corazón. En él, se produce una dilatación de las arterias, lo que mejora la salud cardiovascular y previene infartos”.

La reducción de la hormona cortisol en nuestro cuerpo es otro de los beneficios que nos aporta el enamorarnos, ya que reduce los efectos negativos del estrés crónico en nuestro organismo de una forma natural y placentera. A esto, hay que agregar que el aumento de los niveles de estrógenos hace que el aspecto de nuestra piel mejore y que por tanto, luzcamos más jóvenes.


Noticias Relacionadas

París, la ciudad del amor. Quien quiere unas vacaciones románticas rápidamente piensa en la capital francesa. Muchas parejas viajan a la ciudad del...

por Metro Internacional

En la vida solo existen tres amores: el extremo, el poético (de atardeceres y caminatas) y el de las fiestas nocturnas. En la capital, los gustos del...

por Mario Misael Centeno