Lo mejor es que la mochila tenga un peso adecuado para los niños. /Dreamstime
Lo mejor es que la mochila tenga un peso adecuado para los niños. /Dreamstime

Especiales por María Joaquina Sánchez,

El inicio de clases supone la compra de útiles escolares y demás cosas que en un principio podrían confundir al pequeño sobre si llevar o no desde el primer día de escuela esas herramientas educativas, tomando en cuenta que hay centros de estudio que sí piden determinadas cosas, pero que igual son anunciadas con anticipación a los padres de familia.

Cargar solamente con lo necesario.  Tomando en cuenta las materias a recibir, el alumno deberá alistar lo necesario para asistir a clases

Lo importante es que los estudiantes sigan al pie de la letra sus horarios para que no carguen más que los materiales que vayan a necesitar ese día.

En su experiencia como docente, Vanessa Borge, profesora de primaria en Masaya, expresa que generalmente en el primer día de clases no se hace mucho, por lo que lo ideal es llevar unos cuatro cuadernos, además de su cartuchera con los elementos correspondientes (lápices, lapiceros, gomas de borrar, tijera, corrector, entre otros).

Los libros de texto no se utilizan en la primera semana, el maestro será quien designe cuándo se empezarán a hacer uso de ellos, además que como recomendación, la profesora dice que es vital forrar los libros para manejarlos con buena presentación y bien cuidados.

Cuidar la salud

Desde el punto de vista de la docente, para evitar el exceso de carga en las mochilas, los padres deben estar pendientes del horario que se les brinda a los niños en la escuela, así como de revisarles sus cuadernos para saber qué días tendrán que entregar trabajos más elaborados.

Pero, más que cargar por nada cosas que no se van a utilizar, la mayor responsabilidad sobre esto radica en la salud.

Muchas investigaciones han destacado que el peso excesivo que los estudiantes cargan en sus mochilas y sobre sus hombros, está llevando a muchos niños a sufrir lesiones de espalda, debido al sobresfuerzo y a la fatiga muscular. Por eso, como tip, a la hora de comprar al infante una mochila nueva, hay que considerar el tamaño y el peso del niño.

Los expertos advierten sobre los peligros de que las mochilas pesen demasiado y recomiendan que nunca superen el 10 por ciento del peso del niño.

El fisioterapeuta Samuel Merino, citado por hacerfamilia.com, recomienda que  una opción es escoger las de ruedas.

Borge señala que básicamente, los niños de primer grado deben tener como materiales fundamentales: lápices, borrador y sacapuntas. El resto de grados deben portar además de lo anterior, su estuche geométrico, libros de texto, una regla de mayor tamaño, tijera, lápices de colores y alguna cosa en específico que pidan.

A la hora de comprar los cuadernos, la maestra señala que estos dependerán del grado que vaya a cursar el niño, por ejemplo, de primero a tercer grado se prioriza el cuaderno doble raya de 200 páginas para Lengua y Literatura, que por cierto ayuda en la caligrafía del estudiante. Pero, de manera general, Borge recomienda comprar cuadernos de mayor grosor, ya que así también el padre de familia se evitará comprar muy seguido otro cuaderno.

El orden es importante

Guardar los libros, cuadernos y otros materiales que los niños no utilizan debe ser un hábito de orden que los padres tienen que fomentar en sus hijos. Como sugerencia, los expertos indican que los infantes pueden guardar sus cosas en estantes sencillos o en una mesita que esté cerca de donde se mantienen a menudo, para que tengan el material de estudio accesible a la hora de buscarlos.


Noticias Relacionadas

Aquí te recomendamos algunas aplicaciones móviles que te ayudarán durante esas largas horas de estudio y asesorías. La mayoría de ellas son gratu...

por Metro

El embarazo y la lactancia son dos de los procesos más bellos que pueden vivir las madres y también son momentos de mucho cuidado. Por ello es impor...

por Metro