La naturaleza es pródiga en entregar soluciones para bajar de peso. /Dreamstime
La naturaleza es pródiga en entregar soluciones para bajar de peso. /Dreamstime

Especiales por Metro,

Cuando tenemos como meta perder peso rápidamente, muchas veces se quiere adelgazar y se comienza a seguir un plan de alimentación saludable junto con ejercicios, pero, aun así, se opta por tomar algún remedio natural que ayude a acelerar la pérdida de kilos.

Perder peso al natural. Plantas medicinales, hierbas, zumos de frutas y las clásicas legumbres, son algunos de los alimentos que ayudan

Tomar alguna hierba cuando se está buscando adelgazar ayudará a lograr el objetivo mucho más rápido. Algunas de ellas se usan en la comida, pero también pueden ayudar a quemar la grasa.

La naturaleza nos ofrece múltiples alternativas de hierbas, raíces, plantas o especies que tienen excelentes resultados cuando lo que se quiere es adelgazar.

¿Te imaginas que puedas controlar tu ansiedad y al mismo tiempo elimines toxinas, nivelando tu insulina?, precisamente eso y más es lo que hace el orégano y el romero en tu cuerpo. Estas dos plantas combinadas poseen propiedades que nivelan la insulina.

Cuando se tiene un descontrol en esta hormona, el cuerpo comienza a acumular más grasa y eso no es lo que quieres.

Otra planta medicinal eficaz es el aloe vera. “El aloe vera es conocido sobre todo por ser utilizado en las dietas desintoxicantes. El jugo del aloe vera está ampliamente recomendado, ya que mejora la digestión y ayuda a limpiar el organismo de toxinas en pocos días”, señala Carolina Ordoñez, naturista medicinal.

Asimismo, el ginseng es conocido por sus propiedades quemagrasas, ya que aumenta la energía y el metabolismo. El ginseng siberiano es uno de los que más propiedades tiene, ya que reduce los antojos de cosas dulces y da energía para no tener excusas a la hora de practicar ejercicio físico.

Las legumbres

Siempre se ha creído que un buen plato de lentejas o de frijoles es muy calórico y que, por lo tanto, “engordan”. Sin embargo, la realidad es que las legumbres son ricas en micronutrientes, aminoácidos y vitaminas del grupo B, elementos esenciales para una dieta saludable. De hecho, desde la FAO aseguran que el consumo de legumbres ayuda a tratar trastornos alimenticios como la obesidad.

Cita

“Las legumbres son ricas en fibra soluble, lo que ayuda a facilitar el proceso de digestión, disminuyendo el estreñimiento”.
Claudia Narbona. Docente Universidad del Pacífico.

“Las legumbres son ricas en fibra soluble, lo que ayuda a facilitar el proceso de digestión, disminuyendo el estreñimiento. Además, son bajas en grasa, lo que ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL, conocido como colesterol ‘malo’, y también ayudan a controlar el azúcar en la sangre. Debido a estas cualidades, son recomendadas por las organizaciones sanitarias para hacer frente a las enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las dolencias cardíacas. También se ha demostrado que las legumbres ayudan a combatir la obesidad”, asegura Claudia Narbona, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico.

Para algunos grupos de la población, como los vegetarianos, veganos y celiacos, las legumbres pasan a ser un alimento clave o principal en su dieta, ya que no contienen gluten ni colesterol, además de ser fuente vital de proteínas de origen vegetal y aminoácidos, y de contener altas porciones de hierro, zinc, minerales y vitaminas.

“Las legumbres aportan calorías por ser ricas en hidratos de carbono. Entre los principales minerales que aportan, podemos encontrar el calcio, el hierro, el magnesio y el zinc, y entre las vitaminas, la niacina, B1, B3 y el ácido fólico, especialmente en los garbanzos, y la vitamina B6 en lentejas y porotos. Entre los tres tipos principales de legumbres consumidas en Latinoamérica, la lenteja contiene la menor cantidad de grasa en comparación con los porotos y los garbanzos, y también el mayor contenido de proteínas. El garbanzo contiene el mayor contenido de grasa y es, a su vez, el que aporta más calorías”, explica Narbona.

Por todos estos beneficios y principalmente por su alto contenido en fibra, las legumbres ayudan incluso a bajar de peso, ya que su poder saciador sería un punto fundamental.

Jugos naturales: más que un refresco

Con temperaturas más elevadas se hace necesario el consumo de líquidos que permitan aliviar la sed y el calor. Un buen aliado para este fin son los jugos, en especial cuando son preparados a base de frutas y también verduras.

Claudia Narbona señala que “entre sus efectos positivos están la regulación térmica, la saciedad con baja ingesta calórica (promedio 100 kcal), la estimulación sensorial, la depuración, el control del pH sanguíneo, y el aporte de nutrientes con efecto antioxidante y antiinflamatorio, entre muchos otros”.

Pero, ¿qué es lo que hace que sean desintoxicantes y estimulantes? “Las fibras limitan la absorción de un exceso de grasas con efecto tóxico. Además, los antioxidantes que contienen en forma de vitaminas u otras moléculas, permiten combatir los desastres metabólicos generados por la excesiva carga tóxica a la que hoy nos enfrentamos, como el tabaco, el smog, la comida chatarra y el alcohol, entre otros”, menciona la especialista.

Una aromática taza de té

“Todos los tipos de té son antioxidantes por su alto contenido en polifenoles, catequinas e isoflavonas. Y al ser antioxidantes previenen enfermedades como hipercolesterolemia e hipertensión arterial; previenen accidentes cardiovasculares y disminuyen las probabilidades de desarrollar Alzheimer, entre otras”, señala la experta en té Susana Paredes.

Actualmente en el comercio existe una gran variedad de tés. Al clásico Ceylán, se suman el té rojo, verde y blanco, y una gran gama de aromatizados que hacen cada vez más apetecible el consumo de esta infusión, donde cada tipología tiene sus propias bondades.


Noticias Relacionadas