Deportes, Destacado Por

En la plenitud de una carrera deslumbrante, con la mente puesta en convertirse en tricampeón mundial, pero obligado a desprenderse del título minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Román ‘Chocolatito’ González realizó su última pelea en las 108 libras contra el azteca Óscar Blanquet el 10 de noviembre del año pasado.
No lo sufrió. Una semana después de superar a Blanquet, a quien retiró en el segundo asalto de una pelea pactada a diez, dejó vacante el cetro minimosca y saltó a la división de los moscas (112 libras), con la intención de adueñarse de un tercer título en categorías diferentes y con la promesa de emular al más grande boxeador pinolero, Alexis Argüello (q.e.p.d.), como tricampeón mundial.
Rápidamente debutó en las 112 ante el mexicano Juan Kantún, a quien noqueó en 6 asaltos, menos aguantó su siguiente rival, Juan Purísima, quien cayó en el tercer episodio, con ello logró las credenciales suficientes para ser considerado como el primer retador al cetro mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).
Un año después de haber asumido tantos cambios en su carrera, tirado a la suerte de triunfar o fracasar, el ‘Chocolatito’ saltó al cuadrilátero del Gimnasio Yoyogi, en Japón, para enfrentar al entonces campeón Akira Yaegashi, a quien noqueó en el noveno round, para materializar el sueño de la tercera corona.

“Estoy agradecido con Dios, este ha sido un año de muchos esfuerzos. Dejé el título de 108 con la fe de consagrarme en otra categoría y aquí estamos con las manos en alto. Un año en el que diario Metro ha sido un puente de información para el pueblo que desea estar al tanto de mis actuaciones”, manifestó González.

Con su victoria sobre Yaegashi, Román amplió a seis sus triunfos sobre campeones mundiales. Yutaka Niida, Ramón García, Manuel Vargas, Katsunari Takayama y Francisco Estrada fueron víctimas de su poder.
“Esto es como un sueño difícil de creer. Pero lo que me ha sacado a flote ha sido la perseverancia, el amor por el boxeo, la dedicación, el trabajo duro y el amor a Dios. Para crecer hay que luchar y hacer las cosas bien, por eso hoy estoy en un lugar privilegiado”, aseveró el tricampeón.
No todo fue fácil para Román, a finales del año pasado e inicios de este, la relación con su entonces manejador, Silvio Conrado Jr., entró en una etapa sombría y para finales de junio los lazos entre González y Conrado se rompieron, asumiendo como nuevo manejador Carlos Blandón.
“Uno en el mundo del boxeo va aprendiendo, nadie viene aprendido y después de algunos problemas tomé una decisión y fue la correcta. Estoy con Blandón que lo considero más que un amigo, es como mi hermano y las cosas están saliendo mejor que antes”, dijo González, quien el pasado 5 de septiembre logró la mejor bolsa de su carrera.
Con un récord invicto de 40 victorias, 34 por nocaut y la fama suficiente en las divisiones pequeñas, el ‘Chocolatito’ no olvida sus raíces. Más carismático que hace un par de años, pero con la misma humildad para expresarse de sus seres queridos.
“Soy feliz porque estoy con la gente que me quiere. Tengo ocho hermanos que están al lado mío trabajando diario en mi preparación. Cada cual importante en mi vida y gracias a todos ellos estoy aquí”, declaró Román.

 


Noticias Relacionadas

Ni el mismo Carlos “Chocorroncito” Buitrago (31-4-1, 17 nocauts) tiene una respuesta contundente para explicar por qué no ha logrado convertirse ...

por Haxel Rubén Murillo