Deportes, Destacado Por

Un tierno y extraño festejo de gol se vio este domingo en el futbol italiano cuando Alessandro Florenzi clavó el 2-0 sobre Cagliari y salió corriendo hacia las gradas para buscar a su abuela, con quien se fundió en un gran abrazo.


Noticias Relacionadas