iStock/Metro
iStock/Metro

Destacado, Mundo por Daniel Casillas,

La migración sigue siendo uno de los problemas más importantes a nivel internacional. Millones de personas abandonan sus lugares de nacimiento para llegar a otras regiones y encontrar una vida mejor. La violencia, la persecución política, la falta de trabajo y la pobreza siguen siendo las principales razones para abandonar el país. Sin embargo, los especialistas han comenzado a identificar el calentamiento global como un factor decisivo en la migración internacional, siendo las regiones del sur y las cercanas al ecuador las más afectadas.

“La migración es un fenómeno complejo impulsado históricamente por una variedad de factores. Sin embargo, en los últimos años, la crisis climática se ha convertido en uno de los desencadenantes. El cambio climático empeora los eventos climáticos extremos en severidad y frecuencia. Algunos eventos extremos como huracanes, tormentas y sequías están desencadenando procesos de movilidad conocidos como ‘migrantes ambientales’”, explicó a Metro Gustavo Máñez, coordinador de Medio Ambiente de la ONU para el Cambio Climático para América Latina y el Caribe.

Varias organizaciones han estado advirtiendo sobre el nacimiento de un nuevo tipo de migrante, que se ve obligado a abandonar su tierras debido al cambio climático. Metro investiga el fenómeno

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), actualmente no existen estimaciones fiables de la migración inducida por el cambio climático, sin embargo, los pronósticos futuros oscilan entre 25 millones y 1.000 millones de migrantes ambientales para 2050, que se desplazarían dentro de sus países o a través de las fronteras, de forma permanente o temporal, siendo 200 millones la estimación citada con mayor frecuencia. Esta cifra equivale a la estimación actual de los migrantes internacionales en todo el mundo.

Pero aunque no hay datos confiables, en los últimos meses vimos a cientos de personas de Centroamérica, particularmente del llamado Corredor Seco, abandonar sus hogares para llegar a Estados Unidos, debido a la pérdida de cosechas como resultado de las sequías que han afectado a la región. Y aunque la mayoría de los migrantes de esa zona abandonan sus países por razones económicas y políticas, el número de personas que lo hacen debido a problemas ambientales está creciendo.

“El delgado istmo que llamamos América Central es una zona del mundo afectada por huracanes en ambas costas, así como por terremotos, erupciones volcánicas y sequías. Estos fenómenos meteorológicos extremos han afectado a los medios de subsistencia, especialmente en las zonas rurales. Si emigran a las ciudades se encuentran con violencia criminal y política. Es una situación sin salida. Los estadounidenses los perciben como migrantes económicos, pero su migración es también política y ambiental. Las tres causas están entrelazadas”, señaló María Cristina García, profesora de estudios estadounidenses de la Universidad de Cornell y especialista en migración.

Esta migración, por razones políticas, económicas y ambientales, ha contribuido a generar una crisis humanitaria que involucra a Centroamérica, México y Estados Unidos, según Catherine M. Tucker, profesora del Departamento de Antropología del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Florida.

“Ya hay una crisis humanitaria. Está impactando a México y a Estados Unidos a lo largo de sus cruces fronterizos, y en Estados Unidos los centros de detención para migrantes, que albergan a personas de todas las edades, incluyendo bebés y niños pequeños, recuerdan a los campos de concentración”, comentó Tucker.

La caravana de migrantes hondureños sigue su paso hoy, miércoles 17 de octubre de 2018, desde la ciudad de Chiquimula rumbo al departamento de Zacapa (Guatemala). EFE/Metro

Aunque Centroamérica es actualmente el caso más impactante de migración por cambio climático, hay otras regiones en peligro.

Según un informe del Banco Mundial de 2018, a menos que se adopten medidas urgentes en materia de clima y desarrollo tanto a nivel internacional como nacional, tres regiones en desarrollo del mundo, como el África subsahariana, Asia meridional y América Latina, podrían tener que hacer frente a decenas de millones de migrantes climáticos, además de los millones de personas que actualmente se desplazan dentro y fuera de sus países por razones económicas, sociales, entre otras.

Pero, ¿puede hacerse algo para reducir los crecientes números? Los especialistas creen que además de limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, es necesario adaptarse al cambio climático y tener un desarrollo resiliente.

“Como establece el Acuerdo de las Naciones Unidas sobre el Clima de París, es necesario tomar medidas para ‘evitar, reducir al mínimo y abordar’ esos movimientos. En primer lugar, la mitigación del cambio climático debe limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y la destrucción de los sumideros de carbono, lo que reduciría los cambios en el clima con el tiempo. En segundo lugar, la adaptación al cambio climático y el desarrollo resiliente pueden permitir a la gente vivir vidas sostenibles que no se vean amenazadas por el cambio climático”, concluyó Robert Oakes, investigador principal sobre migración y medio ambiente de la Universidad de las Naciones Unidas.

ENTREVISTA

¿Afecta el cambio climático a la migración internacional?
– La mayor parte de la migración relacionada con el cambio climático es interna. Esto se debe a que las personas tienden a desplazarse a distancias cortas por razones económicas, familiares y culturales. Sin embargo, a veces la gente cruza las fronteras. Esto puede suceder cuando son impactados cerca de una frontera (por ejemplo, inundaciones en el Himalaya), viven en una isla y tienen lugares limitados para moverse internamente (por ejemplo, huracanes en el Atlántico y elevación del nivel del mar en el Pacífico) y se trasladan a una zona urbana que tiene vínculos con rutas internacionales para una mayor migración (África rural a África urbana y a Europa).

Cuéntenos más sobre ello
– Los eventos de inicio rápido, como los ciclones cerca del Ecuador, son más frecuentes y más intensos bajo el cambio climático a medida que aumenta la temperatura del mar. Tales tormentas desplazan a la gente. En los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo del Pacífico, el aumento del nivel del mar inunda los hogares y daña los medios de subsistencia y contamina el agua potable, lo que significa que la gente quiere desplazarse para encontrar medios de subsistencia más seguros. Estados como Fiji están empezando a reubicar a parte de sus poblaciones para colocarlas en entornos más seguros en los que no estén expuestas a la subida del nivel del mar. Al mismo tiempo, los patrones de precipitación están cambiando con sequías más frecuentes y prolongadas. La población del Sahel, en África, puede desplazarse para buscar acceso al agua y al forraje para su ganado.

¿Puede describir el perfil de los migrantes climáticos?
– Los grupos más pobres y vulnerables (jóvenes, ancianos, mujeres, discapacitados, minorías étnicas) tienden a ser los más afectados por los impactos del cambio climático, ya que son los que menos capacidad tienen para adaptarse a él. Sin embargo, es posible que no puedan evitar el riesgo, ya que carecen de medios materiales.

¿Cuáles son las regiones más afectadas por el cambio climático?
– La mayor parte del mundo, pero especialmente el sur global y las zonas cercanas al Ecuador. Una forma sencilla de verlo es considerar las áreas con muy poca y demasiada agua. Inundaciones en las regiones costeras bajas (Bangladesh), aumento del nivel del mar y tormentas en las regiones costeras e insulares (Pacífico) y sequía en las regiones áridas (gran parte de África) y las regiones montañosas (Andes).

Dr Robert Oakes,investigador principal sobre migración y medioambiente de la Universidad de las Naciones Unidas.


Noticias Relacionadas

Cinco países latinoamericanos serán visitados por el secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, del 19 al 21 de julio com...

por Ana Cruz