Donal Trump, presidente de EE.UU.. EFE/Metro
Donal Trump, presidente de EE.UU.. EFE/Metro

Destacado, Mundo por AFP,

El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió un lanzamiento de campaña “salvaje” este martes en Florida, desde donde comenzará su camino en busca de la reelección en 2020 a pesar de que las primeras encuestas muestran que el exitoso hombre de negocios republicano también es vulnerable.

Los organizadores afirman que las entradas para el mitin en un anfiteatro con capacidad para 20.000 personas están agotadas y que muchos partidarios se agolparán fuera del recinto para verlo a través de pantallas gigantes.

“¡Vean lo que está pasando en Orlando, Florida, ahora mismo! La gente nunca ha visto nada igual (a menos que toques una guitarra). Va a ser salvaje. ¡Los veo luego!”, tuiteó el mandatario.

Después de más de dos años en la Casa Blanca llenos de dramas y de intrigas, este hombre de negocios de verbo fácil apuesta a que la economía pujante y su promesa de luchar por la olvidada clase trabajadora estadounidense van a lograr persuadir al electorado de que merece un segundo mandato de cuatro años.

/ Getty Images

Pero ya hay más de 20 demócratas compitiendo por la nominación y la larga investigación sobre si había vínculos entre su equipo y Rusia, y su estilo divisivo y lacerante han perjudicado su imagen de presidente poco convencional.

Varias encuestas muestran que Trump queda muy relegado si se enfrentara a Joe Biden, el favorito para hacerse con la nominación demócrata, que tiene como mensaje devolver a Estados Unidos a los tiempos menos agitados cuando Barack Obama dirigía el país y él era su vicepresidente.

Pero no sólo un político consolidado como Biden tiene la ventaja. Incluso Pete Buttigieg, un alcalde homosexual de una pequeña localidad del centro del país, que irrumpió como una sorpresa en el campo demócrata, se impondría a Trump por un estrecho margen, según una encuesta publicada por la cadena conservadora Fox News este fin de semana.

Pero, las encuestas tan lejanas a la fecha de las elecciones tienen poco valor y en 2016 los sondeos fallaron a la hora de predecir que Trump iba a vencer a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Ante este panorama, Trump ha denunciado la “falsedad” de las encuestas y medios estadounidenses informaron que despidió a varios de los encuestadores que trabajaban en su campaña.

– De vuelta a las bases –

Los demócratas están entusiasmados de cara a la campaña: el ala más activa del partido está virando hacia la izquierda y una minoría ruidosa clama por un procedimiento de “impeachment” para destituir a Trump.

En este escenario si Trump quiere ganar, necesita movilizar a toda su ferviente base de votantes de derecha, por lo que la elección se perfila polarizada.

El discurso de Orlando apuntará hacia ese segmento, en un estado que va a ser crucial para que cualquiera de los candidatos pueda amasar suficientes votos electorales para una victoria.

Se espera un Trump, el héroe de su libro “El arte de la negociación” (escrito por un tercero), reivindicando que la economía va mejor, que los militares tienen más fuerza y que el país goza de más respeto que nunca en la historia.

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump. EFE/Metro

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump. EFE/Metro

Y en las gradas, a sus entusiastas simpatizantes, con sus gorras rojas con la leyenda Make America Great Again (Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo) coreando “¡Estados Unidos, Estados Unidos!”.

Este segmento de votantes catapultó a Trump hacia su improbable victoria contra Clinton, una candidata con décadas de experiencia, casi sin mácula y que parecía una apuesta a prueba de balas.

En la pasada campaña, el entonces candidato republicano se centró en los estadounidenses blancos con un discurso contra la globalización y las élites liberales, erosionando el terreno de los demócratas.

Este martes, va a volver a apostar por esta estrategia.

“Ustedes siempre han sido leales a esta nación y ahora finalmente tienen un presidente que es leal a ustedes”, dijo en uno de sus últimos videos de campaña.

Para el veterano analista político de la Universidad de Virginia Larry Sabato, de la forma en que Trump ve las cosas, en 2016 “todo funcionó de maravillas cuando todos los demás se equivocaron, por lo que él va a seguir los mismos instintos y (según sus cálculos) va a ganar en 2020”.

Para el experto, puede que esta no sea la estrategia correcta.

“Pero él es Trump y es incapaz de cambiar de rumbo”, explicó.


Noticias Relacionadas