Fotos: istock
Fotos: istock

Destacado, Tendencias por Luz Lancheros | Metro World News,

Luego de la euforia de las vacaciones y las fiestas, es inevitable que todo se vaya cuesta abajo: la rutina vuelve a envolvernos de una forma apabullante. Y si bien en la sicología se le conoce como “síndrome posvacacional” o “posfiesta”, es mucho más popular el término “Blue monday”, insertado en la cultura popular para descubrir ese desasosiego y que fecha exactamente al tercer lunes del año como el “más triste” de todos. Este nació de una fórmula hallada por el sicólogo de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnall, quien se encargó de popularizar el término para efectos comerciales. Debido a esto, su teoría y la validez misma de la palabra se han insertado en la cultura popular, aunque todo lo que la rodea haya sido calificado por varios científicos como “seudociencia” y se hayan refutado sus bases científicas al considerar que no tienen ningún fundamento.

El término es muy popular para describir la desazón luego de las fiestas. Pero así es como se puede superar la cuesta de enero

De todos modos, el sentimiento es real, sobre todo cuando hay que encarar propósitos que quizás no se cumplan, cuentas por pagar, y un trabajo al que retornar. Un estudio de 2015, hecho por la compañía de rentas para autos Auto Europe y conducida por Atomik Research, mostró que el 57% de los trabajadores británicos se sentían deprimidos y nada motivados cuando regresaban al trabajo. La encuesta tuvo como muestra a mil personas y el 21% de estas se muestra melancólica al llegar a su puesto de trabajo. Esta desazón, aunada a varios factores, puede llegar a tener incluso variantes, como el Trastorno Afectivo Estacional, depresión que aparece con los cambios de estación, sobre todo cuando empieza otoño e invierno, y que sí se encuentra en la literatura médica como un padecimiento para el que se requiere ayuda profesional. Pero, ¿qué se puede hacer para poder sortear esta cuesta abajo de desazón que se genera luego de las fiestas y generar un nuevo conocimiento de felicidad?

“El Blue monday suele ser un día desafiante porque la emoción de los días festivos ha terminado, y quizás hayamos vuelto a la realidad del trabajo, la creciente deuda de los días festivos y las resoluciones fallidas de Año Nuevo. El mejor antídoto para este consiste en concentrar conscientemente nuestros cerebros en todo lo que funciona bien en nuestras vidas. Como investigadora de la felicidad que ha estudiado el optimismo durante más de una década, recomiendo una práctica diaria de gratitud. Intenta anotar cada día durante 21 días tres cosas nuevas y únicas por las que estás agradecido, o por el mismo período de tiempo, escribe una nota de dos minutos o un correo electrónico a alguien nuevo y diferente cada día para felicitarlo o agradecerle. Estos pequeños hábitos de felicidad nos pueden traer alegría de una manera que cambia la trayectoria de nuestro año y pone el Blue monday en un pasado lejano”, explica para Metro Michelle Gielan, coach de felicidad.

Por eso y más allá del popular término, es hora de entender cómo construir la felicidad a través de otros conceptos que no involucren los conceptos tradicionales que se tienen sobre ella y que se pueden practicar para generar un mejor estado emocional en el individuo. Puede ser permitirse algo distinto todos los días, para que sin importar el día en que se esté, se pueda avanzar.

5 consejos para seguir siendo feliz

El editor del informe anual World Happiness Report, profesor John Helliwell, de la Universidad de Columbia Británica y el Instituto Canadiense de Investigación Avanzada, compartió con Metro los mejores consejos de cómo sobrevivir el día más deprimente del año.

Extraños
“Para ser feliz es vital pensar en los extraños como amigos que aún no has conocido”.

Yo —> Nosotros
“Cambiar “yo” a “nosotros” hace que la enfermedad se convierta en bienestar. Es difícil explicar esto, pero es muy importante”.

La regla de la billetera
“Recuerda que es más probable que otros devuelvan tu billetera perdida de lo que crees. Así que trátalos como corresponde”.

Desconéctate
“Apaga tu teléfono inteligente y habla con tu familia, amigos y todas las nuevas personas que ahora tendrás la oportunidad de conocer”.

Ayudar a la naturaleza
“Cuando estés en el vecindario, recoge y recicla las primeras cinco piezas de basura que encuentres. Este tipo de actos prosociales produce una felicidad más profunda que hacer algo más enfocado en uno mismo. Otros pueden no entenderlo al principio, pero pronto verán el punto, y estarán más inclinados a hacer lo mismo. Cuidar el vecindario es una señal de que te preocupas por sus vecinos. Y solo buenas cosas pueden pasar cuando los vecinos se cuidan mutuamente y a sus vecindarios”.


Noticias Relacionadas