/ Metro
/ Metro

Destacado, Especiales por Metro,

Lo creas o no, las fiestas de fin de año son una fuente importante de contaminación para nuestro planeta. Metro descubrió cómo hacer que esta temporada navideña sea respetuosa con el medioambiente.

La Navidad es una fecha que se celebra en la mayor parte del mundo. Está lleno de buenos deseos, fiestas, decoraciones, regalos y comida. Sin embargo, las actividades que rodean esta celebración internacional pueden generar gran cantidad de contaminación.

Un informe titulado El Costo de Carbono de la Navidad del el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, reveló que “nuestro consumo y gasto total en alimentos, viajes, iluminación y regalos durante tres días de festividades podría dar lugar a hasta 650 kg de emisiones de dióxido de carbono (CO2) por persona”. Esto equivale al peso de mil budines de Navidad!

/ Metro

Según la investigación, la actividad que genera mayor huella de carbono durante la temporada navideña es la compra de regalos, con un total de 310 kg de CO2; en segundo lugar, la extravagante iluminación navideña, con 218 kg de CO2; a continuación, un viaje en coche, con 96 kg de CO2, y finalmente la comida navideña: 26 kg de CO2.

El amado árbol de Navidad también causa contaminación. Según un cálculo realizado por la empresa Carbon Trust, “un árbol artificial de 2 metros tiene una huella de carbono de unos 40 kg CO2e, más del doble de la de un árbol real que termina su vida en un vertedero, y más de diez veces la de los árboles naturales que se queman (3,5 kg)”.

¿Pero es posible tener una Navidad respetuosa con el medioambiente? Los expertos así lo creen:

“Sí, podemos convertir nuestra celebración navideña en una celebración ecológica haciendo algunos cambios. En gran medida, la atención debe centrarse en el uso de productos y materiales sostenibles, la reutilización de artículos que ya tiene en lugar de comprar cosas nuevas para cada Navidad, la reducción de cualquier tipo de residuos y tratar de mantener la celebración mucho más natural de ‘menos cosas más experiencia’”, confirmó Amruta Kshemkalyani, consultora en sostenibilidad y fundadora de sustainabilitytribe.com.

Finalmente, más que cuidar nuestra huella de carbono, lograr una Navidad ecológica es disfrutar de la vida con nuestros seres queridos durante las fiestas y no fomentar el consumismo.

Preguntas y respuestas: Bill Ulfelder,
Director ejecutivo de The Nature Conservancy, en Nueva York.

¿Es posible tener una Navidad ecológica?
– ¡Definitivamente! Hay muchas maneras de incorporar opciones y prácticas respetuosas con el medioambiente en las tradiciones navideñas. Las decisiones que tomamos son importantes para la salud de nuestras familias y del planeta, y eso es realmente cierto durante las fiestas. Animo a los lectores a ser atentos y a tomar buenas decisiones en cuanto a la comida, las compras, el transporte, el consumo de energía, etc. Juntos, podemos marcar la diferencia.
Mi primera sugerencia es comprar un árbol de Navidad real, es una de las mejores cosas que la gente puede hacer durante la temporada navideña.

¿Por qué?
– Los árboles de verdad son mejores. No solo huelen a Navidad, sino que los árboles reales son un recurso renovable, bueno tanto para las personas como para la naturaleza. Se cultivan en granjas de árboles en todo el país, donde proporcionan aire y agua limpios, espacios abiertos y hábitat de vida silvestre. Y lo que es más importante, ayudan a combatir el cambio climático, capturando y almacenando el carbono contaminado.
Los árboles artificiales, por otro lado, están hechos de plástico, se fabrican con petróleo, se envían a grandes distancias y, cuando se tiran, se depositan en vertederos durante siglos. Trate de “reciclar su árbol” después de las fiestas, seguirá devolviendo al medioambiente a través de un mantillo rico en nutrientes.

¿Qué pasa con las luces de Navidad?
– Las luces navideñas con LED son fantásticas y consumen hasta un 90% menos de energía. Ya que está en ello, ¿por qué no actualizar toda la iluminación de su hogar a bombillas de bajo consumo? Hay un montón de grandes opciones por ahí. Al hacerlo, reducirá su contaminación de carbono y ahorrará dinero en sus facturas de energía.

¿Qué hay de los regalos?
– Para los regalos, recomiendo que las personas sean consumidores conscientes y que tomen decisiones bien pensadas. Según las estadísticas, generamos muchos más residuos durante la temporada de vacaciones. Mucho de eso es el embalaje de las entregas, las bolsas de la compra y el papel de embalaje. Trate de reducir estos residuos reutilizándolos y reciclándolos.
Considere la posibilidad de almacenar cosas como pajitas de acero inoxidable y bolsas reutilizables. Cazar regalos únicos en los mercados de artesanías y tiendas locales es una excelente manera de mantener bajas las emisiones de carbono, y no olvide traer sus bolsas reutilizables. También puede dar más regalos basados en la experiencia, como entradas para un espectáculo, regalos de bricolatse o donar a la caridad en nombre de alguien.

¿Puede la comida ser un factor importante para tener una Navidad ecológica?
– Por supuesto. Se trata de tomar decisiones bien pensadas, y al igual que con los regalos, debemos pensar de dónde vienen estos artículos y el desperdicio que estamos generando. Si el regalo es comida, lo orgánico es genial, al igual que los productos de comercio justo.

¿Algún otro consejo que pueda dar?
– Las fiestas son un buen momento para reflexionar sobre el año, y recomiendo calcular su huella de carbono y comprar compensaciones de carbono para equilibrar sus emisiones para usted y su familia o regalárselas. Su huella de carbono es la cantidad de carbono que consumió al viajar al trabajo, calentar y electrificar su casa, viajar, etc. durante el año. Calcular su huella de carbono es una gran manera de entender dónde puede tomar medidas para reducir la cantidad de contaminación que crea.

Metro presenta consejos sobre cómo contaminar menos durante las fiestas de Navidad

Árbol de Navidad
Varios estudios indican que los árboles plásticos contaminan más que los naturales, sin embargo, Amruta Kshemkalyani recomienda crear tu propio árbol orgánico. “Honestamente siento que necesitamos pensar fuera de la caja y crear nuestro propio Árbol de Navidad ecológico. Debido a que los árboles naturales a menudo son cortados, si no hay una instalación de reciclaje cerca de ti, entonces estás agregando desechos al vertedero, existe el peligro de incendio o incluso de hongos dentro de su casa debido al árbol de Navidad”.

Envoltura de regalos
No sólo comprar regalos es muy contaminante, sino también envolverlos. Leyla Giray Alyanak, especialista en conservación que dirige el popular sitio web de viajes en solitario womenontheroad.com, dijo que “el envoltorio y el embalaje de regalos hacen de la Navidad un evento enormemente contaminante, con millones de toneladas de plástico y papel de aluminio tiradas en pocos días, que terminan en vertederos y alimentan las emisiones”. Por lo que recomienda: “Hay algunas cosas que puedes hacer para mitigar el daño. La primera es obvia: reutilizar el papel de regalo. Si tienes cuidado al abrir tus regalos, no hay razón para no reciclar el papel para los regalos del próximo año. También puedes renunciar al papel de envolver y envolver tus regalos en algo reutilizable, como una tela de colores o una bufanda”.

Luces de Navidad
Las viejas luces que adornan nuestras casas durante la temporada navideña pueden ser muy contaminantes e incluso peligrosas, debido a la posibilidad de un incendio. Por eso los expertos aconsejan cambiar a las luces LED, que consumen hasta un 90% menos de energía. Además, Bill Ulfelder, director ejecutivo de The Nature Conservancy en Nueva York, aconseja apagar esas luces cuando no estás en casa: “Y como siempre, sean conscientes de su uso de energía. Si no vas a estar presente para disfrutar de las luces, simplemente apágalas, no sólo durante las fiestas, sino durante todo el año”.

/ Metro

Regalos de Navidad
La compra de regalos es la parte más contaminante de las actividades navideñas y por lo tanto es necesario ser consciente de ello. Amruta Kshemkalyani propone crear nuestros propios regalos o, si esto no es posible, comprar artículos hechos de materiales sostenibles. “Los mejores regalos están hechos a mano, así que es una gran oportunidad para dejar que tu creatividad interior se haga cargo. Si no tienes suficiente tiempo, trata de encontrar regalos hechos de material sostenible o si no estás seguro, ve por vales de regalo, rara vez se desperdician”, explicó el consultor.

Comida
Aunque deliciosa, la comida navideña también es una fuente de contaminación, especialmente si se desperdicia. Bill Ulfelder le dijo a Metro cómo su familia evita contaminar con comida navideña: “Para las comidas navideñas de mi familia, tratamos de asegurarnos de que la mayor cantidad posible de ingredientes sean de origen local, incluyendo la carne. Apoyamos a los agricultores locales en el mercado de nuestros agricultores, tratamos de reducir las distancias de envío y tratamos de comprar lo que está de temporada en el supermercado”.

Los mejores regalos ecológicos

Camiseta  sustentable
La ropa siempre es un buen regalo, pero considera la camiseta blanca hecha de materiales orgánicos a través de un proceso sostenible.

Una pajilla de metal
La contaminación plástica es uno de los mayores problemas ambientales, con las pajas como los principales villanos. Una pajita de metal reutilizable puede convertirse en un regalo excelente y ecológico.

Un reloj TIVC
La marca TIVC tiene una gran selección de hermosos relojes de cuero vegetal y libres de crueldad hacia los animales. Además, el 10 por ciento de todos los beneficios de estas piezas se destinan a ayudar a las organizaciones medioambientales.

Suscripción a una bicicleta de ciudad

La bicicleta es un medio de transporte de emisiones cero, que promueve la actividad física. Una suscripción a la bicicleta de ciudad es una gran manera de hacer que sus seres queridos dejen un coche y empiecen a moverse de una manera activa y respetuosa con el medio ambiente ambiente.


Noticias Relacionadas

Este domingo comenzó la 24ª conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas (COP24) en Katowice, el corazón polaco del carbón, versi...

por Dannae Arias/ Metro Internacional