El entrenador alemán del Liverpool, Jürgen Klopp, lidera un entrenamiento en el estadio Olímpico en Roma, Italia. EFE/Metro
El entrenador alemán del Liverpool, Jürgen Klopp, lidera un entrenamiento en el estadio Olímpico en Roma, Italia. EFE/Metro

Deportes, Destacado, Futbol por EFE y Edición Web,

El Roma persigue completar un nuevo milagro deportivo contra el Liverpool en la vuelta de semifinales de la Liga de Campeones, tras el 2-5 sufrido en la ida, e irá a por una remontada que tendría como premio la final del 26 de mayo en Kiev.

Es un reto ilusionante para un Roma que no llegaba tan lejos en la Copa de Europa desde hace 34 años y que ya remontó en esta campaña tanto en los octavos de final, contra el Shakhtar Donetsk, como en los cuartos, cuando firmó una hazaña contra el Barcelona.

Hasta el minuto 80 del choque contra el Liverpool en Anfield, con el 5-0 a favor de los ingleses, el Roma estaba casi definitivamente sentenciado, pero los goles marcados en el tramo final por el bosnio Edin Dzeko y el argentino Diego Perotti le devolvieron esperanzas.

Para sellar el billete para Kiev, el conjunto de la capital italiana necesita imponerse al menos por 3-0, una goleada que este año el Roma ya endosó al Chelsea, en la fase de grupos, y al Barcelona, en los cuartos, cuando remontó un 1-4 adverso.

Es precisamente desde las sensaciones de esa histórica remontada contra los catalanes que el Roma quiere salir para imponerse ante el Liverpool, y lo hará en un Estadio Olímpico que se ha convertido este año en Europa en un fortín inexpugnable.

De hecho, ningún equipo europeo ha logrado marcar este año en el coliseo capitalino; allí se hundieron el Chelsea, el Barcelona, el Qarabag y el Shakhtar y solo el Atlético de Madrid logró salir vivo, aunque sin pasar del 0-0.

Para firmar otra remontada, el técnico del Roma, Eusebio Di Francesco, planea realizar algunos cambios con respecto al 3-4-2-1 empleado en la ida, que sufrió mucho tanto en fase defensiva como en fase ofensiva.

Así, Di Francesco alineará mañana un 4-3-3, con Alessandro Florenzi, el griego Kostas Manolas, el argentino Federico Fazio y el serbio Aleksandar Kolarov que formarán la defensa, por delante del guardameta brasileño Alisson Becker.

Con el holandés Kevin Strootman que sigue recuperándose de unas molestias musculares, el favorito para ocupar la posición de volante es el joven Lorenzo Pellegrini, que actuará al lado del capitán, Daniele De Rossi y del belga Radja Nainggolan.

El entrenador italiano del Roma, Eusebio Di Francesco, lidera un entrenamiento del equipo en la Ciudad Deportiva Trigoria en Roma, Italia. EFE/Metro

En la delantera, sin el argentino Diego Perotti, que se lesionó en el partido de ida, Di Francesco se encomendará en los extremos a Stephan El Shaarawy y a uno entre el turco Cengiz Under y el checo Patrick Schick, con Dzeko que será el delantero centro.

No le faltan motivaciones a un Roma que quiere vengarse de la goleada sufrida en la ida ante un Liverpool que fue además su verdugo en su única final de la Copa de Europa, disputada en 1984 precisamente en el Estadio Olímpico, cuando los “reds” triunfaron en la tanda de penaltis.

Por su parte, el Liverpool llega avisado de la mística del Olímpico, por lo que los de Jürgen Klopp no pueden confiarse si quieren acceder a su primera final desde 2007.

Los ‘Reds’, tras reservar efectivos este fin de semana ante el Stoke City, llegan a Roma con la importante baja de Alex Oxlade-Chamberlain, lesionado para el resto de la temporada en el partido de ida, por lo que el holandés Georginio Wiljnaldum tomará la batuta en el centro del campo junto al capitán Jordan Henderson.


Noticias Relacionadas

El Barcelona visita este martes el Olímpico de Roma, donde intentará hacer valer el 4-1 de la ida para clasificarse hacía unas semifinales de la Li...

por EFE y Edición Web