Concepción Bravo. Alejandro Sánchez
Concepción Bravo. Alejandro Sánchez

Destacado, Especiales por María Joaquina Sánchez/ Metro Nicaragua,

En el país existen 375 corredores de seguro, de los cuales 220 son mujeres. Una de ella es Concepción Bravo Vargas, quien desde hace 31 años se desarrolla en este puesto. Su trabajo —es ser intermediaria entre la compañía y el asegurado— ofrecer a la población los seguros existentes y colocarlos en el mercado.

Inició en este campo laboral por su papá Fermín Abraham Bravo (q.e.p.d.), quien ejerció esa carrera por mucho tiempo. “Fue admirable para mí ver cómo un hombre que apenas llegó al tercer grado, pudo con mucho esfuerzo sobresalir en esta rama de los seguros. Heredé de él esa pasión”, expresa.

“Considero que las mujeres de hoy en día somos multifacéticas, combinamos el hogar, la profesión, el ser esposa, amas de casa, vamos a la iglesia, nos aventuramos a ser emprendedoras, y esta figura es la que debemos proyectar en nuestra sociedad”, apunta Bravo.

Desde hace 31 años trabaja como corredora de seguros en Nicaragua, un oficio que le ha permitido sobresalir.

Bravo trabaja en los seguros desde 1986 y cuando apenas tenía un año de ejercer esta profesión, comenzó a trabajar en el Sindicato Nicaragüense de Agentes Profesionales de Seguros, y luego logró ocupar diferentes puestos, hasta que 2016 llegó a ser la presidenta, durante dos años. Por parte de Iniser, recibió la mención honorífica “Fermín Abraham Bravo”, en honor a su padre.

Si hay algo que también marcó la vida de esta mujer, es que sufrió cáncer por cinco años. “Lo primero que hice cuando entré a trabajar al seguro fue tomar mis pólizas, pasé muchos años pagándolas, por muchos años no las utilicé hasta hace siete años que me enfermé. Solo puedo decir que los seguros no son un gasto innecesario, son una necesidad porque la vida es incierta”, compartió.


Noticias Relacionadas