Este año le hice caso a mi yo interior y decidí escribir sobre cómo podríamos celebrar un San Valentín financiero, es decir, que nuestros regalos estén enfocados en fortalecer nuestra salud financiera y por acá te dejo algunas opciones / Cortesía
Este año le hice caso a mi yo interior y decidí escribir sobre cómo podríamos celebrar un San Valentín financiero, es decir, que nuestros regalos estén enfocados en fortalecer nuestra salud financiera y por acá te dejo algunas opciones / Cortesía

Destacado, Opinión por Elaine Miranda,

Debo confesar que estuve varios días pensando cómo abordar este tema. No porque sea difícil, sino porque realmente, desde el fondo de mi corazón, lo único que te quería decir es: ¡no gastés en este día! ¡Usá tu dinero en algo más productivo!

Este año le hice caso a mi yo interior y decidí escribir sobre cómo podríamos celebrar un San Valentín financiero, es decir, que nuestros regalos estén enfocados en fortalecer nuestra salud financiera y por acá te dejo algunas opciones:

• Para los niños: Mi mamá me hacía regalos para esta fecha…bueno, hasta como los 12. Si pensás en tus pequeños, en lugar de gastar tu dinero en chocolates, ¿por qué no abrirles una cuenta de ahorro? Quizá no estén tan felices hoy, pero te lo agradecerán en 15 años.

•Para vos: ¡A mí me encanta autorregalarme! ¿Qué tal si este año te das algo más productivo? Una cuenta de ahorro, tu primera inversión en la bolsa o un mes de pago anticipado a tu hipoteca es la manera en que uno dice “me amo” en el siglo XXI.

• Para tu media naranja: ¿Le encantan las flores? ¿Qué tal un arreglo de tarjetas de crédito cortadas? No solo muestra que te importa tanto para hacerle un regalo, también tu compromiso con esa persona a largo plazo. ¿No las podés cancelar de una vez? Al menos pagá en la(s) tarjeta(s) lo que hubieras gastado en la celebración.

• Para un ser querido: Otro regalo que tu pareja o cualquier otro ser querido apreciaría es un día en el spa… o, en nuestro caso, en un spa financiero. Ahí pueden pasar horas planificando su futuro juntos y establecer metas que los harán felices en el largo plazo.

¿No te pareció nada romántico? Bueno, si aún así lo que querés es celebrar San Valentín, entonces ¡adelante! Recordá que las finanzas personales son tan personales como tu huella digital y, por tanto, sos vos quien debe decidir qué hacer con tu dinero (pista: aquello que te traiga felicidad a largo plazo). Para vos, que querés celebrar este San Valentín, acá te van 4 tips para que, aún dentro de esa celebración, gastés dentro de un presupuesto y seás frugal:

1. Dénse un tiempo. Si ambos tienen unos cuantos días de vacaciones acumulados, pueden pedir el día y pasarlo juntos. Hagan cosas sencillas pero divertidas. Empiérnense una buena parte del día y disfruten el uno del otro: algo que no podrían hacer mientras trabajan.

2. ¡Manos arriba! Un certificado de regalo por un masaje de spa es siempre un éxito, pero para el Día de San Valentín es más íntimo – y rentable – hacerlo vos mismo.

3. Al estilo de Hollywood: Si vos y tu pareja son tan amantes de las películas como yo, pueden crear su propia premier, comprar, rentar o ver en Netflix un par de películas, hacer palomitas y ¡listo!

4. Recordá lo importante. El amor de ustedes es sobre ustedes dos, no sobre las cosas. Manténgase cerca el uno al otro y disfrútense: no a las cosas de regalo o los eventos.

Por mi parte, mi amada media naranja sabe que no recibirá nada este 14 de febrero. Pero él no está triste: es un acuerdo mutuo, porque tenemos metas de ahorro que para los dos son más importantes.

Experta en finanzas personales. Autora del blog Plata con Plática.


Noticias Relacionadas