lema es más cercano —y evidente— de lo que creemos. Getty Images
lema es más cercano —y evidente— de lo que creemos. Getty Images

Destacado, Mundo por Luz Lancheros / MWN,

Aunque en muchos países usar una bolsa plástica parece ser ya algo innecesario, en otros hasta ahora se está implementando la cultura de prohibirlas y comprar con bolsas reusables. Pero muchos de los que se molestan por eso quizás quieran usar más bolsas de este tipo al saber que hasta 2015, los seres humanos produjeron 8.300 millones de toneladas de plástico y que solo el 9% de todo esto fue reciclado, según publicó el último estudio hecho por las universidades de Georgia, California y la Asociación de Educación del Mar de Estados Unidos.

Eso se ve muy lejano en números, pero se lee espantoso al imaginarlo: todo ese tonelaje es equivalente al peso de 822 mil Torres Eiffel, 25 mil Empire State, mil elefantes u 80 millones de ballenas azules. Y lejos de las figuras hiperbólicas, si se sigue así, de 8.300 millones de toneladas se pueden pasar a 12.000 millones. ¿Y dónde estará todo ese plástico? En vertederos y obviamente, en la naturaleza. Especies terrestres y marinas están en peligro por ingerir y quedar atrapados dentro de los productos con polímeros. También por estar expuestos a las bacterias que vienen con ellos al degradarse. De hecho, la cifra del plástico en el mar es escalofriante: para 2012 se estimó que 165 millones de toneladas de plástico estaban en el océano.

Pequeños cambios
Las medidas gubernamentales quizás llegaron tarde para un problema que rebasa espacios, capacidades y decisiones. Pero por lo menos, es un comienzo, sobre todo si se trata de material plástico de un solo uso y de sus materiales tóxicos. La ONU le “declaró la guerra” a la polución plástica este año. Gobiernos como el de Estados Unidos, Canadá (el pionero en proteger sus áreas marinas) , Chile, Colombia, entre otros, han reforzado medidas para prohibir bolsas plásticas. Gobiernos como el de Indonesia invierten un billón de dólares al año para reducir la polución plástica de sus aguas. Y claramente, las acciones para tomar conciencia son muchas: desde lo que se ha hecho simbólicamente con la Unesco hasta lo que ha hecho Greenpeace. Sin embargo, la organización considera que falta mucho para lograr un cambio radical en la lucha contra la polución plástica: “Tenemos campañas en distintos lugares del mundo y eso ha logrado que muchos establecimientos de comercio hayan eliminado los microplásticos de sus productos de limpieza y cosmética.

En otros hemos bregado para que se dejen de usar las bolsas plásticas y otros productos que se usan sola una vez”, le explica a Metro Hernán Nadal, director de comunicaciones de Greenpeace Andino. “Ante el futuro estamos preocupados, pero a la vez estamos optimistas: uno, por la cantidad de plástico que se genera y usa todos los días, pero también por los cambios que se están generando. Pero estos deben ser más rápidos y venir de la sociedad civil”, enfatiza.
Y en esta parte, hay proyectos como los de Beth Terry (quien se ha hecho famosa por su blog “My Plastic Free Life”) o iniciativas como “Plastic Pollution Coallition” que quieren visibilizar y a la vez dar una guianza sobre el problema.

Entrevista a Sander Defruyt
Mánager de Proyecto en la iniciativa de la Fundación Ellen MacArthur, The New Plastics Economy.

¿Cuáles han sido las principales acciones de la iniciativa a través de los años para reducir la polución plástica?
Si queremos reducir la polución plástica, tenemos que hacer algo mejor que limpiar. Tenemos que mirar la raíz, y fundamentalmente repensar que la manera en que hacemos, usamos y reusamos el plástico no se convierta en basura en primer lugar. De eso se trata esta iniciativa. Trabajamos con negocios, gente que planea políticas públicas, oenegés, y otros actores sociales para construir una economía circular de los plásticos, en los que estos están diseñados para ser un recurso valioso para la economía.

¿Cuáles son las innovaciones que esta iniciativa ha apoyado a nivel mundial?
Nuestra iniciativa ha enfocado su trabajo en el 30% de los empaques plásticos que ya no pueden ser reciclados, reusados o biodegradados de forma segura y no tienen un destino claro más que un relleno o peor aún, el medioambiente. En mayo de este año lanzamos el premio de dos millones de dólares llamado New Plastics Economy Innovation Prize, que convoca a innovadores, diseñadores, científicos y emprendedores para hallar mejores materiales y productos ingeniosos, así como nuevos modelos de negocio que mantengan los plásticos en la economía y fuera del océano. Asimismo, en nuestra conferencia “Nuestro Océano” en Malta hemos anunciado los ganadores de nuestro premio de un millón de dólares llamado “Circular Design Challenge”. Este hace parte del premio inicial y premia soluciones innovadoras que le dan calidad de vida a la gente sin necesidad de generar desperdicios plásticos.

¿Cuáles han sido los principales logros de la iniciativa en la sociedad?
Esta ha contribuido significativamente a entender las realidades del sistema de los plásticos, entendiendo que solo el 14% de ellos, cada año, es reciclado, el 32% termina siendo polución y si nada cambia, habrá más plástico que peces en el océano en 2050. Nuestra iniciativa ha trabajado para estimular la innovación y colaboración por un sistema que funciona, alineado con los principios de la economía circular.

¿Cómo trabajan las corporaciones que participan en la iniciativa?
Las corporaciones se comprometieron que para 2025 sus envases plásticos serían 100% reusables. Este fue un gran paso para la economía circular del plástico y así muestran a la industria cómo seguir sus pasos. También quieren incrementar la demanda de materiales reciclados.

 Proyectos e iniciativas que combaten la polución plástica
• Sailors for the Sea: Está en Estados Unidos, Japón, Portugal y Chile. Se dedica a preservar áreas marinas de la polución plástica. Para el año pasado tenían 1.300 mil miembros en su asociación y a través de distintas actividades y sponsors planean limpiar el océano y crear conciencia sobre la polución plástica.
• Plastic Ocean Project: También se dedican a limpiar el océano y a enseñar sobre los efectos nocivos de la polución plástica. Tienen iniciativas como llevar tecnología a poblaciones costeras y vulnerables para convertir el plástico en aceite reusable, entre otras que involucran documentales y productos reciclables.
• The New Plastics Economy: Creada por la fundación Ellen Mac Arthur, se enfoca en la economía circular: usar el plástico de tal manera en que no se convierta en desperdicio. Tienen corporaciones participantes y premios a la innovación frente al uso de este material.


Noticias Relacionadas