AFP
AFP

Destacado, Mundo por Francisca Herrera /Metro Chile,

Ante un nuevo ataque armado que cobró la vida de 26 personas en una iglesia de Texas, vuelve a surgir el debate del uso de armas en EE.UU, una problemática que muchos se niegan a mirar.

Tan solo en Estados Unidos hay más de 300 millones de armas entre 325 millones 365 mil 189 habitantes, cifra que es dramática si se considera que están involucradas en unas 30 mil muertes al año.

La historia se ve aún peor si se considera que al día 315 personas reciben disparos producto de asesinatos, asaltos, suicidios, tiroteos involuntarios e intervención policial, de los que 93 mueren y 222 salen heridos, de acuerdo a la campaña contra las armas Bradi.

Este domingo 5 de noviembre ocurrieron 81 incidentes con armas, en los cuales se registraron 35 víctimas fatales, sin contabilizar los 26 muertos del tiroteo en la iglesia en Texas, según datos de Gun Violence Archive.

Sin embargo, Donald Trump aseguró el lunes respecto al tiroteo en Texas que “es un poco pronto, pero está claro que nos encontramos ante un problema de salud mental de alto nivel. Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país, pero no es una situación imputable a las armas”.

“Derecho constitucional”
Entonces, con tan pésimas cifras, ¿por qué los estadounidenses siguen defendiendo el uso de armas? El principal motivo que esbozan quienes usan este tipo de elementos es la defensa personal.

La cultura estadounidense entiende que tener un arma es un derecho garantizado por la Segunda Enmienda a la Constitución.

Para los primeros estadounidenses “un arma era una herramienta”, afirma David Courtwright, un profesor de historia en la Universidad de North Florida y autor de “Tierra violenta: hombres solos y desorden social desde la frontera a la ciudad”.

3,9 personas mueren en EE.UU. cada hora producto de disparos.

“Los hogares de la frontera sin algún tipo de arma de fuego eran una rareza y algunos piensan que esa herencia sigue funcionando”, agregó Courtwright.

De esta manera es fácil comprender que cuatro de cada diez estadounidenses vivan en una casa donde hay un arma, según un estudio divulgado por el Pew Research Center.

El 67% de los poseedores de armas alega que la autoprotección es el principal motivo para tenerlas.

De acuerdo con una comparación recogida por GunPolicy, al año 2007 EE.UU se llevaba el primer puesto en un ranking de 178 países, que comparaba el número de armas que estaban en posesión de civiles.

Un “diferendo” familiar sería el origen de tiroteo en iglesia de Texas

Devin Patrick Kelley, que mató a tiros a 26 personas en una iglesia de Texas el domingo pasado, habría actuado motivado por problemas familiares, dijeron las autoridades ayer.

Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas, señaló que “había un diferendo en esa familia” y agregó que la suegra de Kelley frecuentaba la iglesia donde ocurrió el ataque.

De acuerdo con Martin, Kelley sabía que su suegra asistía a esa iglesia y que antes del sangriento ataque había enviado “mensajes amenazadores”.

26 personas murieron en el tiroteo perpetrado por Kelley

Según el funcionario, el ataque “no tuvo una motivación racial, y tampoco estuvo relacionado a creencias religiosas. Había un problema doméstico con sus familiares políticos”, añadió.

Cuando cometió la masacre, vestía de negro de la cabeza a los pies. Algunas fotografías de su rostro —tez clara, sin sonreír, con o sin barba, cabello corto— aparecieron ayer en la prensa estadounidense.

Descrito por quienes le conocieron como un hombre inquietante con una vida personal y profesional frustrada, el exmilitar Devin Kelley. AFP


Noticias Relacionadas