El combate tuvo poca intensidad, pues Mayorga nunca pudo conectar buenas combinaciones a su oponente y el ruso tampoco logró dañar al nicaragüense, pese a su mayor alcance, altura y menor edad. / Getty Images Archivo
El combate tuvo poca intensidad, pues Mayorga nunca pudo conectar buenas combinaciones a su oponente y el ruso tampoco logró dañar al nicaragüense, pese a su mayor alcance, altura y menor edad. / Getty Images Archivo

Boxeo, Deportes, Destacado por Redacción Web,

Ricardo Mayorga perdió pelea en Rusia ante Andrey Sirotkin. El nicaragüense argumentó que se dañó la mano derecha y optó por no presentarse al décimo asalto de la pelea.

El combate tuvo poca intensidad, pues Mayorga nunca pudo conectar buenas combinaciones a su oponente y el ruso tampoco logró dañar al nicaragüense, pese a su mayor alcance, altura y menor edad.

El “Matador”, que se ganó dicho apodo por su fuerte pegada, es un excéntrico personaje que ganó varios millones de dólares al enfrentar a los mejores peleadores entre 2001 y 2015, cuando fue campeón del mundo en las 147 y 154 libras.

Mayorga también llamó la atención por dedicar palabras fuertes a sus rivales y a sus madres, subir comiendo a la báscula, fumar sobre el cuadrilátero o dejarse golpear en la cara en peleas de campeonato, sin mostrar dolor.

Su última pelea, en abril pasado, la ganó por nocaut en el tercer asalto contra el mexicano Jaudiel Zepeda, en la que no hubo título en disputa.

Nicaragua tiene en el boxeo su segundo deporte preferido, después del béisbol.


Noticias Relacionadas

El acto retador, bravucón e intimidante que hizo Winston Campos el pasado sábado, al subir al ring del gimnasio Nicarao, diciéndole a Julio Laguna ...

por Haxel Rubén Murillo

Finalmente después de 65 días desde su derrota contra el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, el tetracampeón mundial Román “Chocolatito” Gonzá...

por Haxel Rubén Murillo

Julio Laguna se subió al ring para cumplir los pronósticos. Venció a David Bency (11-8-1, 4 nocauts) por decisión unánime la noche del sábado en...

por Haxel Rubén Murillo