El país es un hervidero de conjeturas políticas ante lo que puede ocurrir en los próximos días. AFP
El país es un hervidero de conjeturas políticas ante lo que puede ocurrir en los próximos días. AFP

Destacado, Mundo por EFE y AFP,

Ayer vencía el plazo definitivo para que el presidente catalán, el separatista Carles Puigdemont, aclarara si había proclamado la independencia en una confusa sesión celebrada en el Parlamento catalán.

Sin responder directamente, Puigdemont afirmó que “si el Gobierno del Estado persiste en impedir el diálogo y continúa la represión, el Parlament de Cataluña podrá proceder, si lo estima oportuno, a votar la declaración formal de independencia que no votó el día 10”.

El jefe de gobierno, el conservador Mariano Rajoy, no se dio por satisfecho y convocó para el sábado a un consejo de ministros extraordinario para avanzar en los trámites que permitirán intervenir la administración catalana.

El gobierno busca aplicar “el artículo 155 de la Constitución para restaurar la legalidad en el autogobierno de Cataluña”, señaló un comunicado, en referencia al artículo que permite ejercer las competencias de una autonomía en caso de que ésta incumpla la ley.

+900 empresas sacaron su sede social de Cataluña este mes.

El 155, nunca usado a fondo en España, podría dar lugar a que el gobierno central asuma la dirección y gestión de Cataluña, la destitución de dirigentes y la toma de control por ejemplo de su policía, los “Mossos d’Esquadra”.

Previsiblemente, una eventual intervención generará fuertes movilizaciones, mientras la incertidumbre sigue impactando en la economía: más de 900 empresas sacaron su sede social de Cataluña y el gobierno central rebajó su previsión de crecimiento para 2018 al 2,3%.

La presión externa
Ni Mariano Rajoy ni Carles Puigdemont pueden ignorar las presiones del exterior: responsables europeos preocupados, inversores extranjeros, bancos y agencias de calificación.

El ejecutivo español dio ayer un paso más hacia una suspensión del autogobierno de Cataluña, en una crisis que amenaza la estabilidad del país y tiene a Europa preocupada

También la batalla se libra en el terreno de la imagen, ya que los separatistas juegan la carta de la “democracia contra la represión de Madrid”, mientras el gobierno central se esfuerza por explicar que los derechos de los catalanes no independentistas también han sido violados al haber sido privados de un debate profundo sobre la independencia

Ambos tienen mucho que perder si el bloqueo se enquista.

Merkel y Macron reafirman su apoyo a Madrid y la unidad en la crisis

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron ratificaron ayer su apoyo claro al gobierno español, en pleno desafío independentista en Cataluña, al inicio de una cumbre europea en Bruselas.

“Apoyamos la posición del gobierno español. Esperamos (… ) que se hallen soluciones en base a la Constitución española”, dijo Merkel a su llegada a la capital belga.

Los dirigentes europeos “enviarán” durante la cumbre un “mensaje de unidad con España”, señaló por su parte, el mandatario francés.

Esta cumbre se celebra horas después del anuncio del gobierno español de seguir adelante “para restaurar la legalidad” en Cataluña, no dando por buena la respuesta del presidente catalán Carles Puigdemont a su requerimiento de si declaró o no la independencia.


Noticias Relacionadas