Si bien el desierto es la principal atracción, desde el norte de La Serena hasta Bahía Inglesa, ofrece otro tipo espectáculo no menos impresionante, que se caracteriza por la diversidad y la riqueza de las especies que aquí se pueden observar, sin un claro predominio de ninguna de ellas. | Pilar Gil
Si bien el desierto es la principal atracción, desde el norte de La Serena hasta Bahía Inglesa, ofrece otro tipo espectáculo no menos impresionante, que se caracteriza por la diversidad y la riqueza de las especies que aquí se pueden observar, sin un claro predominio de ninguna de ellas. | Pilar Gil

Destacado, Turismo por Pilar Gil/ Metro World News,

El desierto de Atacama, en el norte de Chile, presenta una vez al año un espectáculo único que permite a sus visitantes inmortalizar las más variadas tonalidades. Un lugar ideal para quienes amen la categoría “Colores”, del Metro Photo Challenge 2017

Las áridas lomas se cubren primero de verde, para luego desplegar floridos mantos –fucsia, blanco, amarillo, celeste y violeta– en grandes extensiones del desierto. A su vez la zona costera, caracterizada por un paisaje de cactus y arbustos, se adorna con las más diversas especies en tipos y colores, ofreciendo excepcionales vistas al mar y sus roqueríos. Para quienes deseen observar de cerca este fenómeno en el famoso desierto florido de Chile, les recomendamos los principales puntos de observación para realizar las más espectaculares fotografías y sorprenderse con el contraste entre la aridez extrema y jardines de ensueño.

Ruta interior
Para quienes deseen observar las lomas del desierto cubierta por paños de distintos colores, la ruta –como pasó este año gracias a las abundantes precipitaciones– comienza ya a manifestarse al sur de Bahía Inglesa, siguiendo por el camino interior hacia Copiapó, para luego continuar por la Ruta 5 Norte en dirección a Vallenar. Pequeñas flores de diversas tonalidades comienzan a hacer su aparición tímidamente, para luego concentrarse en pequeñas quebradas o napas superficiales de agua que permiten su crecimiento.

Llegando al cruce de Hacienda Castilla (Ruta-416) que une la autopista con Caleta Totoral, se pueden apreciar los enormes mantos de color, fucsia, blanco y celeste principalmente, que lo convierte en el principal punto de atracción de la zona: pata de guanaco (fucsia), suspiro blanco y celeste, añañuca amarilla, amancai, azulillo, pakaré, celestina, huillui, corona de fraile y senecio son las principales especies que dominan la zona, que perfuman el aire intensamente.

Con un poco de suerte, se puede divisar algún zorrito culpeo corriendo por los prados. Existen puntos en la ruta para estacionar el automóvil en forma segura, los que corresponden a los más hermosos del camino. Allí también pueden encontrarse pequeños senderos destinados a la observación de las flores, que permiten que el visitante se sienta parte de este colorido espectáculo.

Ruta costera
Desde la ruta que une La Serena con la ciudad portuaria de Huasco, puede comenzar a observarse la floración de este sector, dominado por vegetación verde de cáctus y plantas geofitas, que gracias a sus grandes raíces pueden capturar agua. En este sector de la comuna de Freirina, el desierto florido se presenta en su más diversa expresión, adornando los paisajes con diversas y exóticas flores.

La ruta continúa yendo hacia la localidad de Carrizal Bajo, que ofrece un escenario costero, embellecido por las diversas floraciones. El parque Llanos de Challe, ubicado en la ruta C-440, ofrece diversos senderos de fácil acceso, en donde se puede apreciar la impresionante variedad de especies, las que irán aumentando hasta llegar a su pick en el mes de septiembre.

Pueden apreciarse flores amarillas, como amancay, añañucas, coronas de fraile; anaranjadas, como terciopelos; flores violetas que corresponden a buenas noches, malvitas, tomatillos, pata de guanaco y la garra de león, una de las más llamativas, de rojo intenso y en peligro de extinción. Todas estas especies generan un mix de colores en laderas verdes adornadas por cactus. Aquí también habita el guanaco del norte, especie vulnerable que puede ser vista con un poco de suerte. Si se sigue la ruta costera, la floración puede observarse incluso hasta la entrada de Bahía Inglesa, pasando por hermosas playas como Puerto Viejo y Playa la Virgen (acceso solo llegando desde el sur).


Noticias Relacionadas