Destacado, Mundo por EFE y AFP,

El rey de España, Felipe VI, pidió ayer que el Estado defienda el orden constitucional de “la deslealtad” de los independentistas catalanes, en una jornada de protestas multitudinarias en Barcelona contra la respuesta policial al referéndum prohibido del domingo.

“Es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones”, dijo el monarca en un mensaje televisado al país, su primera reacción a los sucesos del domingo en Cataluña.

“Determinadas autoridades de Cataluña, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía”, prosiguió.

“Con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible”, abundó el rey.

Jornada de protestas
El gobierno de Mariano Rajoy dispone de la potestad de intervenir y suspender el ejecutivo catalán de Carles Puigdemont y sus instituciones aplicando el Artículo 155 de la Constitución. Una opción que el Ejecutivo no ha descartado.

En una jornada de huelga general y manifestaciones, 700.000 personas protestaron en Barcelona —según cifras de la policía municipal— contra la violencia de las fuerzas del orden del Estado contra el referéndum y que dejaron numerosos heridos, 900 personas requirieron atención médica, según el gobierno catalán.

Europa no mediará de momento
Enzarzado desde hace años en un conflicto creciente con el gobierno del conservador Mariano Rajoy, el ejecutivo catalán llevó a cabo la consulta sobre la independencia pese a la prohibición del Tribunal Constitucional.

En un intento de impedirlo, policías nacionales y guardias civiles recurrieron a porras, patadas, empujones y balines de goma contra manifestantes decididos a votar.

Pese a todo, 2,2 millones de personas lograron participar en la consulta sin garantías legales. Ante el boicot de los partidarios del ‘No’, un 90% votó a favor de la independencia.

Desde la madrugada salieron a votar los catalanes, algunos hasta durmieron en las escuelas donde se realizó el referendo. / Getty

La Unión Europea (UE) y Naciones Unidas pidieron al gobierno de Rajoy que dialogue con el ejecutivo independentista catalán, que amenaza con una declaración unilateral en los próximos días.

Los comisarios europeos abordaron la cuestión ayer, pero descartaron mediar, reiterando su posición de que “esto es un asunto interno de España”.

Cuestión de días
El presidente del gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, dijo ayer a la cadena británica BBC que declarará la independencia “en cuestión de días”.

El político catalán agregó que su gobierno “actuará a finales de esta semana o comienzos de la próxima”.

Las autoridades españolas, sin embargo, insisten en que harán todo lo que esté en sus manos, junto con la justicia, para impedir la independencia de Cataluña.

Puigdemont, por otra parte, consideró que “sería un error que cambiaría todo” si el gobierno español interviniera para tomar el control del ejecutivo regional catalán.

El dirigente catalán habló con la BBC momentos antes de que el rey Felipe VI hiciera su declaración.


Noticias Relacionadas