/Getty
/Getty

Destacado, Espectáculos, Farándula por Gabriela Acosta,

Alejandro Fernández se encuentra preparando próxima gira para celebrar sus 25 años de carrera.

De buen humor y con una agenda llena, el cantante tapatío charló en exclusiva con Metro acerca de su carrera, esas canciones que aún lo hacen llorar y ese sentimiento de orgullo al portar el traje de charro.
De naturaleza aventurera e inquieta, Alejandro tiene muchos proyectos por hacer, pero confesó que nunca abandonará la música tradicional mexicana. Además, se ha vuelto un fotógrafo que retrata el mundo.

¿Algunos shows ya se han vuelto tradición en tu carrera?
— Hay fechas que ya son como clásicas, como la reciente participación en el Encuentro Internacional del Mariachi en Guadalajara, que llevo cuatro o cinco años haciéndolo. En Las Vegas van como 12 años (suspiro) y en el Auditorio Nacional es un ritual de cada año. Antes me presentaba cada que salía un disco; ahora me ha resultado mejor, porque aunque no tenga disco, tienes la vigencia con los conciertos para que la gente te vea.

¿En qué parte va la nueva gira de 25 años?
— El pasado 5 de septiembre tuvimos una junta para ver todo lo referente a la producción, todo el tema de la gira nueva. Creo que estará lista para finales de año o principios de 2018… esa es la idea.

En tus inicios te vimos llorar al cantar un tema junto a tu padre; al día de hoy, ¿cuál ha sido el mayor aprendizaje?
— Ja ja ja ja… terminar las canciones y no llorar, es inevitable (risas). He aprendido (…), ese momento que señalas era cuando tenía ocho años. Ahorita, a mi edad, aunque no me hubiera dedicado a esta carrera o no hubiera cantado esa vez con mi papá, es inevitable madurar y crecer. 25 años implica dedicación, todas las presentaciones que tengo cada año, todas las vivencias y experiencias que he tenido, me han servido para crecer y madurar artística y personalmente.

¿Hay un tema que aún sea difícil de cantar?
— Ya no hay nervios, pero que me emocione, que me haga un nudo en la garganta, que se me erice la piel o mientras la esté cantando sienta un movimiento en el estómago de nervios, de emoción, pues hay muchas canciones que me traen recuerdos. Pero algunas que así, de plano, me hagan llorar son Cuando yo quería ser grande o Mi querido viejo. Te puedo revelar que Niña amada mía es una de mis canciones favoritas, me parece muy tierna.

¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso?
— ¡Ser mexicano! Siempre en todo momento, estoy orgulloso de México, más cuando me presento fuera de mi país; con eso no quiero decir que me reciban mejor, pero sí cuando veo que la gente se vuelve loca al salir con el mariachi y portando el traje de charro, se te eriza la piel, te sientes muy orgulloso de ser mexicano.

Me sentiría más orgulloso de que hagamos mejor las cosas nosotros como mexicanos. Nosotros podemos tirar muros a través de la música.

Don Vicente se retiró, te alejaste un poco de las rancheras y Camila va por otro tipo de géneros, ¿cómo evoluciona la dinastía Fernández?
— Nunca dejaré la música tradicional mexicana, por eso en mis conciertos nunca faltan las rancheras; además, seguiré grabando discos con el apoyo de mi padre. Camila se sigue preparando y hemos estado haciendo ese experimento de grabar por temas y no un disco completo, para ver cómo le va con el público. Cuando miremos que se lo ha ganado, que tiene su lugar, le grabamos su disco completo; ahorita es muy difícil que una compañía se anime a sacar un producto nuevo.

¿Alejandro Jr. se animará a cantar?
— Alejandro, no, para nada. A Alejandro le gusta la música, sí le gusta cantar y tocar el piano, pero nunca hemos pensado, bueno que yo sepa, que tenga ganas de dedicarse a esta carrera.


Noticias Relacionadas