Neymar durante su presentación con el PSG /EFE
Neymar durante su presentación con el PSG /EFE

Deportes, Destacado, Futbol por AFP,

“Vine aquí por un gran reto. ¡París es mágico!”, lanzó Neymar ante su nueva afición en el Parque de los Príncipes durante la presentación del astro brasileño, dos días después de su traspaso al PSG por un montante récord de 222 millones de euros.

“Merci (en francés). Soy muy feliz. He venido por un gran reto. Cuento con todos vosotros. Vengo aquí para ganar títulos. ¡París es mágico!”, exclamó el astro, luciendo su nueva camiseta con el ’10’ a la espalda, acompañado por su presidente Nasser Al-Khelaifi.

El delantero se dirigió a una afición entregada desde una suerte de podio con los colores azul y rojo del PSG y en el que se podía leer el mensaje “Bem-vindo Neymar Jr”, acompañado por Al-Khelaïfi, que también fue aclamado por el público.

Neymar lanzó después el tradicional grito de guerra del Parque de los Príncipes: “Ici c’est…? (esto es)”, a lo que el público contestaba al unísono “París”, como si necesitara de este cántico para hacerse querer por unos seguidores que ya tiene rendidos a sus pies.

Después, el astro brasileño dio la vuelta al estadio para saludar a todos los hinchas parisinos, a los que lanzó varias decenas de balones como recuerdo

Fue una presentación menos glamurosa que la del sueco Zlatan Ibrahimovic en 2012 en Trocadero, pero al fin y al cabo más tradicional y futbolera.

El Colectivo Ultras París, uno de los grupos de seguidores más ruidosos, cumplió con su palabra de ‘dejarse la voz” animando a Neymar durante toda la ceremonia.

Cantaron “Neymar, Neymar” sustituyendo por el nombre del futbolista el estribillo “Brasil, Brasil” de la popular canción Aquarela do Brasil, fascinando al propio ‘Ney’ que se quedó algunos minutos ante la grada disfrutando del espectáculo y lanzando finalmente su camiseta.

Desde las 15h00 locales (dos horas y cuarto antes del partido que el PSG ganó 2-0 al Amiens, correspondiente a la primera jornada de la Ligue 1), los aficionados parisinos se amontonaban ya alrededor del estadio, muchos de ellos vestidos con la segunda camiseta del PSG, que curiosamente esta temporada será de un color amarillo similar a la de la selección brasileña, y por supuesto, con el número 10 y el nombre de Neymar a la espalda.

– Gran expectación –

También se citaron unos 350 periodistas de todo el mundo acreditados para el acto de presentación, que estuvo precedido por la actuación del DJ francés Martin Solveig.

A las 15h24 locales, el DJ comenzó a calentar el ambiente, aunque las gradas aún presentaban un pobre aspecto y se fueron poblando en la misma medida que la música subía en decibelios. Como su fuese un guiño para el nuevo portador del ’10’ parisino, el DJ finalizó su actuación con el éxito “I just came to say hello” (Sólo he venido a decir hola).

Pese a que el viernes el brasileño se mostró “listo para empezar a jugar”, Neymar no pudo participar en el partido (porque la Liga francesa no recibió a tiempo el transfer internacional) y tuvo que ver el triunfo de su equipo, con goles de Edinson Cavani y Javier Pastore, desde la tribuna.

Este inconveniente burocrático evitó que la fiesta fuera completa. Habrá que esperar al menos hasta el domingo 13 de agosto para estreno de Neymar con el PSG, que ese día jugará la segunda jornada del campeonato en Guingamp.

La falta del transfer, que debían enviar las autoridades futbolísticas españolas, parece además el último palo a las ruedas de la Liga de Fútbol Profesional, que presentaron al PSG como un “Club-Estado” que practica el “dopaje financiero” y anunció que iba a denunciar la operación ante la UEFA.

No obstante, esta pataleta no ha podido evitar el ‘boom’ que ha supuesto la llegada de Neymar a París y su impacto económico y de márketing: sólo en la jornada del viernes se vendieron las 10.000 camisetas que se pusieron a la venta con el nombre de Neymar y el número ’10’ y los ‘followers’ del club parisino en las redes sociales llegaron a los 180 millones.

– Olvidar los fracasos de la temporada pasada –

Con esta operación, Nasser Al-Khelaifi borra de un plumazo los dos grandes fracasos de la temporada pasada: la pérdida del título de la Ligue 1 ante el Mónaco y, sobre todo, la humillante eliminación en cuartos de la Liga de Campeones con la famosa ‘remuntada’ del Barcelona ante el París SG, en la que el club catalán, liderado por Neymar, remontó el 4-0 encajado en el Parque de los Príncipes con un 6-1 en el Camp Nou.

Con sus 222 millones de euros, el de Neymar se convierte en el fichaje más caro de la historia del fútbol, superando los 105 (sin bonus) que pagó hace un año el Mánchester United por el francés Paul Pogba a la Juventus.

Con un salario de 30 millones de euros netos anuales, Neymar también se convierte en el segundo jugador mejor pagado, solo por detrás del argentino Carlos Tevez, que cobra 38 millones por cada temporada en la liga china.

“Este fichaje demuestra la ambición de las dos partes: nosotros tratamos de mejorar y Neymar apuesta también por dar un paso adelante”, declaró el entrenador parisino Unai Emery en conferencia de prensa.

“Nuestra ambición es ganar muchos trofeos y la Liga de Campeones es uno de ellos”, añadió el técnico español”.


Noticias Relacionadas