En diversas zonas de la capital existen ambientes propicios para el avistamiento de aves. /Alejandro Sánchez
En diversas zonas de la capital existen ambientes propicios para el avistamiento de aves. /Alejandro Sánchez

Destacado, Turismo por Mauricio González,

El avistamiento de aves en Nicaragua aún no se ha consolidado como una actividad turística, a pesar de que el país cuenta con más de 750 especies y el privilegio de estar en el centro del continente americano, lo que le permite ser un punto de paso obligado para las aves migratorias, que cruzan de norte a sur o viceversa, explican expertos del sector.

Para el ambientalista Jaime Íncer, los nicaragüenses necesitan tener un aviario con dos propósitos, promover el turismo de avistamiento de aves y educar a las siguientes generaciones en temas ambientales.

Las aves son importantes indicadores de la salud de los ecosistemas y en el país hace falta estudiar estas especies con este propósito, aseguró el biólogo Marvin Torres, quien el pasado junio junto con el científico estadounidense Wayne Arendy, publicaron el manual: “La muda en especies de aves selectas de Nicaragua”.

Expertos. Destacan la importancia de las aves para el ecosistema y la población

Torres afirmó que en Nicaragua hay 756 especies de las cuales 450 no son migratorias. A su criterio la mayor amenaza a esta especie es la destrucción de los bosques y la falta de conciencia.

El experto aseguró que la guía de muda es la primero en su clase a nivel centroamericano y es el producto de 9 años de investigación en diferentes puntos del país.

Manifestó que aunque el documento es dirigido a estudiosos de las aves, espera que como efecto secundario haya mayor interés en el tema y por ende Nicaragua sea mejor establecido como destino de avistamiento.

Las aves, desde las más pequeña hasta la más grande, son un engranaje importante en los ecosistemas los mantienen vivos y sanos, son controladores de plagas y presas, señaló el biólogo.

De vital importancia

Salvadora Morales miembro del movimiento ambiental Quetzalli, una organización que promueve la conservación de las aves, aseguró que estas especies son importante en la cadena natural ya que esparcen semillas ayudando a regenerar los bosques.

De acuerdo con Torres la guía de muda de aves contiene información sobre 13 especies, entre las que destacan: tangara charralero, saltarín toledo, hormiguero búlico, entre otros. La guía explica como las aves mudan su plumaje para mantenerlas funcionales.

La muda es un proceso cíclico, que se repite cada año en la vida de un ave, en este reemplazan sus plumas ya gastadas por un grupo nuevo de estas.

Propuesta para Managua

Íncer propone que la antigua catedral de Managua sea convertida en aviario, ya que es una estructura a la que solo le falta acondicionarle un techo especial para que las aves no escapen.

“Hace muchos años los ticos convirtieron una vieja catedral en aviario, orquidiario y mariposario. Esto es lo que propongo desde hace años, convertir este antiguo templo en un lugar donde la gente conozca algunas especies de nuestras aves y plantas”, indicó Íncer.

Torres explicó que un ave adulta refleja un ecosistema saludable, porque solo en un hábitat conservado pueden desarrollarse. Íncer insiste que la antigua Catedral de Managua puede ser un área de conocimiento y turismo de la naturaleza en el país. “Las condiciones son amplias se pueden crear fuentes de agua, jardines suspendidos, alimentación para las aves y eso no le quitaría el atractivo arquitectónico, sino que sería un buen complemento”, enfatizó el ambientalista.

Torres indicó que en la capital hay puntos ideales para la observación de aves, entre ellas las sierras de Managua, Las Nubes en el Crucero, la Reserva Silvestre privada Quelantaro, ubicada en Villa el Carmen, y la península de Chiltepe, específicamente la costa del lago en Mateare.


Noticias Relacionadas

Al menos una docena de diferentes especies de aves fueron contabilizadas por el científico y estudioso de aves, Jeffrey McCrary, durante un tour con ...

por Mauricio González