La artista hondureña Andrea Fonseca. / Alejandro Sánchez
La artista hondureña Andrea Fonseca. / Alejandro Sánchez

Destacado, Espectáculos por Karen Espinoza,

Con el objetivo de utilizar la ilustración como herramienta de transformación social que deconstruya los roles de género tradicionales, que se encuentran descontextualizados de la verdadera realidad y sociedad actual, la artista hondureña Andrea Fonseca brindó el taller de ilustración “Ni azul ni rosado” en el Centro cultural de España en Nicaragua (CCEN), teniendo como resultado una exposición realizada ayer en la casa cultural Rizoma y un mural en el CCEN.

Fonseca, de 28 años, abordó conceptos y temáticas sobre género, sus problemas y realidades en el contexto de los jóvenes, que luego se utilizaron para que los participantes pudieran crear una propuesta de una pieza gráfica individual, que luego plasmaron en una ilustración. “Mi objetivo era enseñarle un poco de la diversidad de género a partir de la ilustración, pues uno puede crear mensajes positivos y no se necesita ser un experto con la técnica, es más transcendental lo que se transmite”, expresó Fonseca.

La artista hondureña brindó un taller, en donde promueve la transformación social a través de la creatividad en general y de la ilustración en particular.

Su trabajo en Nicaragua

Desde el 2010 se dedica a la ilustración y es la segunda ocasión que está en Nicaragua. Su primer mural lo pintó en un cafetín llamado MamaYamna el Chante, donde dibujó a dos mujeres que transmiten amor y libertad.

Este es el primer mural que pintó la joven en Jinotepe /Tomada de  Facebook

Este es el primer mural que pintó la joven en Jinotepe /Tomada de Facebook

“Mi trabajo tiene un enfoque bastante feminista, me gusta dibujar a mujeres libres, con derecho a elegir, me pronuncio sobre los derechos sexuales y reproductivo de la mujer, que en mi país están controlado por el machismo”, manifestó.

El mural que actualmente realiza en el CCEN —el resultado del taller— son tres dibujos con el cuerpo de una persona y cabeza de flor. “Este mural es para visibilizar el trabajo de estos artistas, y a mí me gustó mucho el trabajo de Ernesto Salinas y Elena Hernández, que tenían un montón de personas con cabeza de sol y la idea es que todos somos iguales, pero tenemos diferentes cuerpos. Asimismo nacemos y crecemos, en general un mensaje positivo”, explicó la artista.


Noticias Relacionadas

Un total de 25 niños serán beneficiados con la tercera edición del proyecto ContentArte, pensado en la recreación como derecho de los niños, niñ...

por Metro