/Ricardo Katamura
/Ricardo Katamura

Destacado, Tendencias por Metro Internacional,

El viernes 12 de mayo —al mediodía— aterrizaron los ganadores del Metro Photo Challenge 2016 en una de las islas más místicas que se pueda imaginar: la Isla de Pascua. Ahí los esperaban collares de flores, un sol radiante y una sonrisa en la cara, para empezar esta experiencia increíble de cinco días conociendo este lugar único y mágico.

Entre los ganadores estaban Marco Cortese, de Italia; Elena Gontarenko, de Rusia; Ricardo Takamura y Ruy Barros, ambos de Brasil.

Saliendo del aeropuerto y tras llegar al hotel, los ganadores tuvieron una hora para organizar sus cosas y partir a su primer tour fotográfico en la isla. Un pequeño recorrido por el pueblo y luego al museo Rapa Nui, donde nuestro guía les contó un poco de la historia de la isla. Luego visitaron la escuela de música y arte Toki, totalmente sustentable con el medioambiente que hoy tiene más de 70 niños que estudian gratuitamente. Después de un día cansador, cenar con una maravillosa vista al atardecer donde el equipo siguió capturando espectaculares tomas en el complejo arqueológico de Tahai. Ahí se encontraron tres Ahu o plataformas ceremoniales con Moais.

Paisaje paradisíaco. Los cuatro ganadores del concurso de fotografía más grande del mundo, Metro Photo Challenge, viajaron a la Isla de Pascua, en medio del océano Pacífico

El día siguiente, tras un reparador descanso, la consigna fue recorrer desde temprano, introduciéndolos en esta increíble cultura y su historia. Primero conociendo Te Pito Kura, (el ombligo del mundo) donde está el Moai más grande que se haya transportado y parado sobre su plataforma. Luego, un recorrido a la paradisíaca playa de Anakena, para disfrutar de esta mística playa y sus paisajes. Por la tarde, una visita al majestuoso lugar donde se construyeron los Moais: Rano Raraku. La cantera es el lugar más emblemático de la isla, donde se encuentran mas de 350 Moais en distintas etapas de trabajo, un lugar maravilloso y los ganadores lograron sacar increíbles fotografías.

El tercer día hubo que madrugar para poder capturar la luz del amanecer en Tongariki, la plataforma de Moais más grande de toda la isla, donde el sol sale por detrás del volcán Poike e ilumina la plataforma. En la tarde una expedición en la playa para sumergirse en las cristalinas aguas del océano Pacífico y explorar las cuevas donde siguen viviendo los yorgos (hombres que se alejan de la sociedad para vivir en el campo de acuerdo a las pautas tradicionales de la isla, obteniendo sustento de lo que pueden cultivar y pescar).

Un mercado de recuerdos de la cultura local. |Ruy Barros

En el cuarto día fue seguir encantandose y llenarse con esta mística cultura: disfrutar de la ciudad, capturar los paisajes, rostros y la esencia de esta isla en fotografías. Por la tarde, una vistia a Ana Kai Tangata, una mítica cueva al lado del mar llena de pinturas rupestres en el techo, que cuentan la historia de la isla. Y luego, ver uno de los escenarios más bellos e impresionantes que se pueden admirar en la Isla de Pascua: el gran volcán Rano Kau. La sensación de inmensidad y silencio, solo es interrumpida por el viento hace de este un lugar perfecto para desconectarse y sacar fotografías. En la noche una cena en un local típico con una demostración de bailes Rapa Nui y la gran premiación, con diplomas, tótems, bailes y muchos recuerdos. Esa noche fue sagrada; después de la presentación los ganadores pudieron sacar fotografías de toda la isla, capturando imágenes espectaculares.

El quinto día el destino fue Puna Pau, un volcán extinto que se convirtió en la cantera de donde se sacaba la piedra para los pukaos, o sombreros de los Moai. Luego, los viajeros llegaron a Ahu Akivi, una plataforma con siete Moais que a diferencia de todos los otros de la isla miran hacia el mar y no a espaldas de él como era habitual. Un presagio del último día, donde los ganadores pudieron disfrutar del pueblo, capturar sus colores y por la tarde emprendieron el largo camino de regreso a sus países, guardando todas estas experiencias con los mejores recuerdos y fotografías de otra inolvidable aventura del Metro Photo Challenge.

Pasaporte Metro

Cuando pensamos en un paraíso para sacar fotografías, ¡creemos que esta misteriosa isla lo es! Un destino remoto que consigue perdurar en el recuerdo como un lugar lleno de magia y singularidad. Donde cada paisaje, cada rostro y cada momento te obliga a sacar tu cámara y capturar ese preciso instante. Rapa Nui es uno de esos viajes que inspiran un cúmulo de sensaciones, que rondan desde sentirse en el verdadero paraíso hasta un misterio absoluto de una historia incierta.

Cada momento en la isla fue mágico. Recordar las sonrisas y la alegría que tenían los ganadores cada vez que tomaban sus cámaras y capturaban los espectaculares paisajes fue muy reconfortante, porque ahí supimos que la decisión de que el premio del Metro Photo Challenge 2016 fuera un viaje a Isla de Pascua era la correcta. Un lugar paradisíaco con increíble cultura para sacar las más espectaculares fotos que se pudieran imaginar. ¡Disfrútenlas!


Noticias Relacionadas